España - Israel y República Checa - Croacia, las semifinales de la Davis

Fueron eliminados de la competición Argentina, Rusia y Estados Unidos.

A excepción de España, las semifinales de la Copa Davis han marginado a las grandes favoritas, a Argentina, Estados Unidos y Rusia, apeadas de la competición por la República Checa, Croacia e Israel, fortalecidas por su condición de local, que conforman una lucha final por la 'Ensaladera' al margen de las previsiones.

España, que recurrió a Juan Carlos Ferrero, de vuelta al equipo cuatro años después, para sacar adelante la visita de Alemania, recibirá a Israel, verdugo inesperado de Rusia, y por primera vez en su historia sobrepasa los cuartos de final de la Davis.

La otra lucha por la final advierte un duelo hasta ahora inédito. Con Croacia como local, frente a la República Checa. Las eliminatorias de semifinales se disputarán del 18 al 20 de septiembre. Una semana después del final del Abierto de Estados Unidos.

Tres de las tradicionales aspirantes al éxito, Estados Unidos, el equipo más laureado con 32 títulos, Rusia y Argentina, que no termina de amarrar el éxito en la competición, se quedaron a medio camino de la Copa Davis 2009.

España, sin embargo, se mantiene en el trayecto hacia la retención de la corona que recuperó el pasado año. En busca de su cuarto título.

Todo se le ha puesto de cara al conjunto de Albert Costa, que sufrió más de lo esperado para batir a Alemania en la tierra batida de la Plaza de Toros de Puerto Banús. Elude un viaje a Rusia, ante un adversario poderoso. Y jugará la semifinal como local. Ante Israel, que nunca ha estado en semifinales.

Nunca España ha perdido con el conjunto hebreo, con el que no coincide desde que en 1996 le sirvió para salir de la zona Europea-Africana tras vencer por 4-1 en Ramat Hasharon. Antes, en 1992 y 1953, había vencido en Avilés y Barcelona.

Fue Juan Carlos Ferrero, un 'olvidado' para la Copa Davis, un veterano repescado a última hora por la lesión de David Ferrer, el que sentenció a Alemania, impulsada por Phillip Kohlschreiber, que proporcionó los dos puntos a su equipo. El último ante Fernando Verdasco, que remontó dos sets pero que terminó por acusar el esfuerzo se los otros duelos (6-4, 6-2, 1-6, 2-6 y 8-6).

Albert Costa apostó por Ferrero en lugar de Tommy Robredo. Y el valenciano tumbó a Andreas Beck (6-4, 6-4 y 6-4)

Para entonces ya había tiempo que Israel celebraba un momento histórico tras superar a Rusia. La del domingo fue un día de trámite para el equipo hebreo, que había hecho los deberes con los triunfos el viernes de Harel Levy y Dudi Sela ante Igor Andreev y Mijail Youzhny, respectivamente, y que redondearon la solvente pareja que forman Jonathan Erlich y Andy Ram, que superaron a Igor Kunitsyn y Marat Safin.

Los esfuerzos de Juan Martín del Potro por sostener a Argentina fueron insuficientes. El quinto tenista del circuito ganó sus dos compromisos de individuales ante la República Checa. El del domingo, ante Tomas Berdych (6-4, 6-4 y 6-4) sirvió para mantener con vida al equipo sudamericano.

Pero Juan Mónaco fue incapaz de redondear la reacción argentina, que echó en falta el carisma de David Nalbandián, y cayó ante Radek Stepanek, reservado por su capitán, Jaroslav Navratil, por la lesión que padeció en su rodilla (7-6(5), 6-3 y 6-2) y que se convirtió en el héroe de la serie.

La República Checa, que regresa a una semifinal trece años después, después de 1996, cuando fue apartado de la final por Suecia, protagonizará un enfrentamiento inédito contra Croacia, generador de la otra gran sorpresa de los cuartos de final.

El cuadro balcánico no dio opción a Estados Unidos, semifinalista el pasado año y campeón hace dos, que acusó la renuncia a última hora de Andy Roddick, su principal referencia, que desechó la opción acudir tras caer en la final de Wimbledon.

Marin Cilic liquidó a James Blake (6-3, 6-3, 4-6 y 6-2), y proporcionó el tercer punto al conjunto que capitanea Goran Prpic en la eliminatoria disputada en el Sportska Dvorana "Zatika", Porec, sobre tierra batida.

Croacia, que logró el título en 2005, en la final ganada ante Eslovaquia en Bratislava pero que el pasado año descendió, vuelve a convertirse en aspirante. Además, jugará como local las semifinales.

El equipo de Patrick McEnroe sólo ha sido capaz de imponerse en el partido de dobles, con los gemelos Mike y Bob Bryan, que superaron el sábado a Roko Karanusic y Lovro Zovko (6-3, 6-1 y 6-3). Para ese momento, Ivo Karlovic, que batió a Blake y Marin Cilic, que se impuso a Mardy Fish, ya habían encarrilado el enfrentamiento que ha quedado sentenciado tras el cuarto partido.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Cabal y Farah, compañeros y amigos