Cabal y Farah, con la sed de triunfo intacta

Tras ganar Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos, los tenistas colombianos seguirán intentando darle más títulos al país. En noviembre jugarán el Torneo de Maestros de la ATP y la Copa Davis.

Juan Sebastián Cabal (i) y Robert Farah, durante la rueda de prensa que ofrecieron este viernes en Bogotá. / Gustavo Torrijos

En 1974, cuando Iván Molina se convirtió en el primer colombiano en ganar un título de Grand Slam, al conquistar el torneo de dobles mixtos del Roland Garros junto a Martina Navratilova, era impensable que 45 años después el tenis nacional viviría sus días más gloriosos. Y es que luego del triunfo de Molina, la actuación más destacada del país en el deporte blanco fue la clasificación de Fabiola Zuluaga a semifinales del Abierto de Australia 2004. (El médico que salvó la carrera de Juan Sebastián Cabal)

Pero ahora la gloria llegó gracias a Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, quienes se conocieron hace 27 años cuando comenzaron a jugar tenis en el Club Tequendama, de Cali. Desde entonces se hicieron los mejores amigos y eso los llevó a entenderse tan bien dentro de las canchas, que hoy en día son la pareja número del mundo y han alcanzando 16 títulos ATP juntos. Los más importantes son los dos más recientes.

El pasado 13 de julio hicieron que una afición que normalmente se reúne a ver fútbol o ciclismo se juntara para presenciar cómo ellos le pegaban a la pelota con la raqueta y coordinaban movimientos y estrategias para terminar acostados en el césped de la catedral del tenis, Wimbledon, con la felicidad apoderándose de ambos. Sintieron que no era verdad, no eran conscientes de la hazaña obtenida, las lágrimas valiosas aparecieron y la eternidad fue suya.

No fue suficiente. El favoritismo con el que llegaron al Abierto de Estados Unidos lo ratificaron en la cancha y fueron eliminando rivales hasta llegar al pasado 6 de septiembre, día en el que, con un 6-4 y 7-5, derrotaron al argentino Horacio Zeballos y al español Marcel Granollers y se quedaron con el trofeo del último Grand Slam de la temporada. Fue épico lo de los tenistas colombianos, que este viernes atendieron a la prensa tras los triunfos más importantes del tenis nacional en toda su historia, al lado del título de María Camila Osorio en la categoría júnior del célebre torneo neoyorquino.

“La parte mental se entrena, hemos tenido psicólogos y eso ha sido vital para jugar cada vez mejor, porque sabíamos qué esperar dentro y fuera de la cancha, porque también es importante cómo comemos, cómo dormimos y qué hacemos cuando no estamos compitiendo”, aseguró Cabal, quien también se consagró en el Abierto de Australia 2017 en los dobles mixtos junto a la estadounidense Abigail Spears.

Lea también: Los secretos del éxito de Cabal y Farah

Las miradas cómplices entre Juan Sebastián y Robert se observan fuera de las canchas. Bromean, ríen y hasta de forma disimulada se ponen de acuerdo en lo que van a contestar. La hermandad brota. Robert expresó su deseo de que Jacobo, el hijo de Juan Sebastián, los siga acompañando en sus partidos y también aseguró que su “ética de trabajo seguirá siendo la misma” y recordó cuando ingresó al equipo Colsánitas, empresa que ha apoyado el desarrollo del tenis en Colombia.

“Estoy muy agradecido por el proceso que tuvimos y la oportunidad que nos dieron de jugar los torneos del circuito nacional. A los que empiezan les deseo que confíen en el proyecto, que luchen cada día y den lo mejor”, agregó Farah, nacido en Canadá, pero radicado desde pequeño en el país al que ha puesto en lo más alto del tenis mundial compartiendo la mayoría del tiempo con su mejor amigo.

A los dos los ama el país. Durante la rueda de prensa que ofrecieron en el edificio de Colsánitas, en Bogotá, fueron felicitados y los asistentes les reconocieron sus gestas. Ellos, como es habitual, respondieron con sonrisas y buena onda. El ambiente fue de júbilo y de esperanza, pues son esperadas más victorias.

Respecto al camino que han transitado hasta los recientes triunfos memorables, Juan Sebastián explicó: “Tenistas como Alejandro Falla nos mostraron el camino y todos fuimos aprendiendo de la misma camada. Hemos mejorado mucho y por lo menos ya sabemos lo que toca hacer. Eso es lo que nosotros les podemos enseñar a las futuras generaciones, porque el tenis es cada vez más profesional. Prueba de eso es que hay tenistas de más de treinta años que son los mejores del mundo y a los cuales es muy difícil superar”.

Finalmente, contaron lo que se dijeron en el instante en que ganaron el punto que les dio el Abierto de Estados Unidos. “Ganamos otro”, le manifestó Robert a Juan Sebastián. Juntos llevan dos e intentarán ganar más Grand Slams en 2020.

Con una selfie, la pareja campeona, al lado de la también ganadora María Camila Osorio, cerraron el evento. Sus ojos brillantes, la luz que le da ilusión al crecimiento del tenis nacional, a los pequeños que también tomarán esta disciplina como el sendero por el cual caminar; o, mejor dicho, por el cual correr y responder pelotas que deriven en el éxito.

Cabal y Farah han escrito las páginas más gloriosas del tenis colombiano. No obstante, los grandes, en cualquier actividad, no dejan de pensar en ampliar su leyenda. Buscarán consagrarse de nuevo. Sus próximos grandes retos serán en noviembre, mes en el que disputarán las finales del circuito de la ATP y representarán a Colombia por primera vez en la fase final de la Copa Davis, el torneo por naciones más tradicional y prestigioso del mundo. En Madrid (España), tendrán intacta la sed de triunfo.

@SebasArenas10

880963

2019-09-13T19:06:06-05:00

article

2019-09-13T20:40:42-05:00

[email protected]

none

Sebastián Arenas

Tenis

Cabal y Farah, con la sed de triunfo intacta

44

6155

6199