Del Potro clasificó a octavos de final de Wimbledon

En 1 hora y 55 minutos derrotó por 7-5, 7-6(3) y 6-0 al esloveno Grega Zemlja.

El tenista argentino Juan Martín del Potro despejó este sábado todos sus fantasmas al clasificarse para octavos de final de Wimbledon gracias a su victoria en 1 hora y 55 minutos por 7-5, 7-6(3) y 6-0 ante el esloveno Grega Zemlja.

Del Potro, octavo cabeza de serie, resolvió con solvencia y con un susto para su rodilla izquierda, un partido desafiante y exigente, cuyo desenlace se decidió en pocos puntos.

El esloveno Zemlja, número 55 del mundo, vendió cara su derrota sobre la pista 12 del All England Club, donde horas antes había caído eliminado el también argentino Juan Mónaco, vigésimo segundo favorito en Wimbledon.

Una cierto aire de tranquilidad en ambos jugadores dominó el primer set, que parecía destinado al desempate hasta que Zemlja cometió varios errores no forzados y cedió su servicio al argentino en el undécimo juego.

Con 39 minutos discurridos, el de Tandil ya se había embolsado el parcial y emprendía el camino a una victoria que ya había experimentado en 2012, cuando ganó el duodécimo título de su carrera frente al esloveno en Viena sobre superficie dura.

Ante el juego consistente de Del Potro, Zemlja, de 26 años, confiaba en su potente servicio (realizó 14 saques directos) y en sus subidas a la red, bien leídas por Del Potro.

En ocasiones, los puntos se alargaban en un duelo de tiros cruzados, en el que los dos jugadores parecían esperar a que el otro tirase más fuerte de lo esperado y mandase la bola fuera o que la estrellara contra la red.

Sin tanto acierto en sus primeros servicios como en la segunda ronda, Del Potro (animado con ahínco desde las gradas que coreaban "¡Delpo!") sufrió algo más para poder ganar el siguiente parcial, que sí se alargó hasta el desempate.

Sin desconcentrarse en los momentos importantes, el argentino solventó el "tie break" en cuanto pudo y se encaminó hacia su asiento celebrándolo a gritos de "¡Vamos!".

La resistencia de Zemlja se resquebrajó en el tercer y definitivo parcial, permitiendo a Del Potro, ganador del Open de EEUU en 2009, romperle el servicio en el segundo juego.

Cuando el camino parecía allanado, una caída dañó la rodilla izquierda del argentino, que tuvo que ser tratado dos veces en pista durante varios minutos antes de volver, dolorido y vendado, a empuñar la raqueta.

Las molestias no le impidieron continuar el encuentro y, finalmente, tras 1 hora y 55 minutos, Del Potro sentenciaba a Zemlja con un 6-0 y, mirando al cielo, se aseguraba su pase, por tercer año consecutivo, a octavos de final de Wimbledon.

El tenista argentino se había plantado en tercera ronda tras ganar al español Albert Ramos, número 62 del mundo, por 6-2, 7-5 y 6-1, y al canadiense Jesse Levine, número 112 del ránking ATP, por 6-2, 7-6, 6-3.

Si el de Tandil lograra superar el siguiente partido el próximo lunes, alcanzaría por primera vez la clasificación para los cuartos de final del tercer Grand Slam de la temporada.

Del Potro forma parte, junto con el británico Andy Murray y a esperas de lo que haga hoy el serbio Novak Djokovic, del grupo de tenistas que sobreviven en esta edición de Wimbledon que han ganado algún Grand Slam a lo largo de su carrera.

Del Potro volverá a jugar dentro de dos días frente al italiano Andreas Seppi, vigésimo tercer cabeza de serie en el torneo, que superó hoy al japonés Kei Nishikori, duodécimo favorito.