Djokovic, el hombre que rompió con la hegemonía de Federer y Nadal

El serbio, que está cumpliendo 33 años, es uno de los más tenistas más importantes de la última década. Con sus triunfos hizo que los aficionados lo tuvieran siempre entre la baraja de favoritos.

El serbio ganó este año el Abierto de Australia.AFP

No fue fácil jugar en una era en la que, para el mundo del tenis, sólo eran importantes dos nombres: Roger Federer y Rafael Nadal. Tampoco ponerse al nivel de ellos hasta el punto de superarlos. Y de lograr que la última década ya no fuera solo de Federer y Nadal sino de Novak Djokovic, otro de los grandes jugadores de nuestros tiempos. 

El serbio, que se crió haciendo fila para comprar pan y leche durante las guerras yugoslavas, con Serbia de un lado y Croacia y Bosnia del otro, aprendió de la escasez para poder disfrutar más la abundancia. Sus padres, dueños de una pizzería, prefirieron que se fuera para Alemania a jugar tenis y lo alejaron del conflicto bélico de una región que duró 10 años, que aún hoy tiene secuelas.

Y Djokovic entendió que el deporte no lo era todo en la vida, pero que si trabajaba con esmero podía hacer del tenis su vida. Y, admirando a Pete Sampras, sabiendo que el juego del estadounidense era tan diferente al suyo, empezó a ganar partidos, a sumar sus primeros puntos ATP y a imponerse en Amersfoort en lo que fue el primer título tras superar en la final al chileno Nicolás Massú.

De hecho, sus resultados eran tan buenos en el momento en el que hizo la transición al profesionalismo, que Gran Bretaña intentó nacionalizarlo. Y él, siempre fiel a los suyos, no quiso así la oferta económica y las garantías fueran enormes. De hecho, como lo confesó en una entrevista para The Times, eso le dio más ganas de trabajar para que el mundo supiera que Serbia era más que un país en guerra, que los serbios no eran conflictivos, y que habían grandes hombres allí.

En 2007 despuntó ganando en Miami y llegando a la final del Masters 1.000 de Indian Wells, pero al año siguiente realmente consiguió la posición que siempre había querido al quedarse con el título del Abierto de Australia al superar al francés Jo-Wilfried Tsonga en la final (el cuarto jugador más joven en lograrlo y el primero de Serbia).

Djokovic aprendió a perder, o mejor, a asumir la derrota y sacar provecho de esto, para después ganar, ganarle a Nadal y a Federer, quienes en sus primeros duelos los superaron en partidos largos y exigentes.

De hecho, después de tener números negativos frente al español y el suizo, Nole buscó asesoramiento, cambió su manera de entrenar, dejó las harinas y las grasas, modificó su técnica en ciertos golpes, como el servicio, y fue más rápido en la cancha, y pudo acelerar más y contragolpear.

Y, lo más importante, se convirtió en un experto a la hora de ir abajo en el marcador, en un luchador que vio en la desventaja la mejor motivación para salir vencedor. “Creo que lo que vivió de niño me hizo tan fuerte mentalmente. Por eso es que no me desespero, antes me motivo más cuando alguien me va ganando”, dijo en diálogo con The New York Times

Cuando se pensaba que nadie superaría los 14 títulos de Grand Slam de Sampras llegaron Federer y Nadal. Y Djokovic, que a la fecha suma 17, ocho de los cuales han sido en Australia. El hoy número 1 del mundo acumula 79 trofeos en su vitrina y 911 partidos ganados en su carrera deportiva y apenas 187 perdido. Una máquina.

Además, Nole es de los pocos jugadores que tienen récord positivo sobre Nadal y Federer: 29-26 sobre el español y 27-23 sobre el suizo. Con Roger perdió cuatro veces antes de sumar su primera victoria (Masters 1.000 de Canadá en 2007), mientras que con Rafael apenas le tomó dos (Miami 2007). En los últimos años su posición en el escalafón de la ATP no ha cambiado: o es el 1, la mayoría del tiempo, o el 2 del mundo. De hecho, para encontrar un ránking diferente hay que ir hasta septiembre de 2018 cuando fue el 3.

Djokovic se ha encargado de que esta era no solo sea recordara como la época de Federer y Nadal sino la suya también, pues está entre los más grandes de la historia y con números positivos sobre los dos más grandes de todos. Aunque, a decir verdad, de ahora en adelante hay que hablar de tres.

 

 

920725

2020-05-22T09:59:52-05:00

article

2020-05-22T10:56:36-05:00

icamaya_1278

none

Redacción deportes

Tenis

Djokovic, el hombre que rompió con la hegemonía de Federer y Nadal

68

4678

4746