Dominic Thiem ganó el torneo ATP de Buenos Aires

El austriaco venció en la final al esloveno Aljaz Bedene por 6-2 y 6-4. No perdió ni un solo set en el certamen y ratificó su condición de favorito.

AFP

El austríaco Dominic Thiem, sexto del ranking mundial, conquistó por segunda vez en su carrera el torneo ATP de Buenos Aires, al derrotar este domingo en la final al esloveno Aljaz Bedene por 6-2 y 6-4.

Thiem, que partía como máximo favorito del certamen, ratificó su condición de primer preclasificado sin ceder ni un set en los cuatro encuentros hacia la consagración, y se impuso con solvencia en una final disputada bajo el intenso calor porteño, con una temperatura de 33 grados.

Para el austríaco se trató de su segunda corona en Buenos Aires, donde había festejado previamente en 2016, y del noveno título de su carrera, casi doce meses después de su victoria en otro certamen sudamericano, el abierto de Río de Janeiro-2017.

"Creo que hay una gran diferencia mi primer título aquí y el que conseguí ahora. Esta vez vine como gran favorito y quería ganar el torneo, otro resultado no iba a ser satisfactorio para mí. El de 2016 fue mi primer gran triunfo, pero creo que hoy soy un mejor jugador que hace dos años", analizó Thiem respecto de su primera victoria en el abierto bonaerense.

"El año pasado jugué la gira bajo techo en Europa, pero prefiero más jugar en este tipo de torneos, y la tierra batida es mi superficie preferida. Por eso vine a Buenos Aires con el objetivo de ganar y exponer mis cualidades. Estoy muy contento por esta semana, porque uno puede jugar bien, pero no siempre se puede ganar un torneo", amplió el bicampeón de Buenos Aires.

De su lado, Bedene se quedó con las ganas de alzar su primer título de ATP y sufrió su tercera derrota en finales luego de caer previamente en Chennai, India, en 2015, y en Budapest el año pasado.

"No me tocaron finales sencillas. Tuve que jugar contra (Stan) Wawrinka, contra Lucas Pouille y ahora contra Dominic (Thiem). Siento que en algunos pasajes jugué bien, pero para ganarle a Thiem hay que estar al cien por ciento, y aun así no es fácil, porque él es uno de los tres mejores del mundo en tierra batida", consideró Bedene.

De todos modos el esloveno se fue con un balance positivo y destacó que "antes de venir a este torneo tenía dudas, porque mi rodilla no estaba bien, pero decidí probar a ver cómo me sentía. Me voy contento, no recuerdo haber jugado tantos partidos en una semana. Estoy un poco cansado porque no es lo habitual para mí, pero me llevo muchas sensaciones positivas".

Más allá de sumar 250 puntos, Thiem continuará como número 6 del ranking, mientras que Bedene subirá ocho escalones y desde el lunes disfrutará la mejor ubicación de su carrera, en el puesto 43.

Tras la baja a último momento del croata Marin Cilic, Thiem quedó como principal favorito de la prueba bonaerense y dejó en claro por qué es uno de los mejores jugadores del momento en canchas lentas, al consagrarse con un juego firme y consistente, en una semana en la que ningún rival pudo arrebatarle ni un set.

Tal como sucedió en la última década, el título del abierto argentino quedó en manos europeas, y en esta oportunidad Thiem toma la posta del ucranio Alexandr Dolgopolov, que por problemas físicos no pudo regresar a defender el trofeo que obtuvo en 2017 sobre la tierra batida bonaerense.

En el torneo de dobles, el título fue para los argentinos Andrés Molteni y Horacio Zeballos, que en la final superaron a los colombianos Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, principales favoritos, por 6-3, 5-7, 10-3.

 

últimas noticias