El cheque más grande en la historia del tenis fue para una mujer

La australiana Ashleigh Barty ganó este domingo el Masters femenino, al derrotar a la ucraniana Elina Svitolina por 6-4 y 6-3, y quedarse con un premio de US$4,4 millones, unos $15 mil millones.

La tenista australiana Ashleih Basrt levanta el trofeo del Masters 2019. AFP

Con su victoria en las finales WTA ante la ucraniana Elina Svitolina por 6-4 y 6-3, la australiana Ashleigh Barty ganó este domingo un cheque histórico en el tenis: US$4,4 millones, unos $15 mil millones, una cifra que nunca le habían dado al ganador de algún torneo de este deporte en la categoría masculina o femenina. Un símbolo de victoria para un gremio que históricamente ha pedido igualdad, y esta es la muestra de que lo está consiguiendo.

Las pioneras de esta lucha son la estadounidense Billie Jean King, un ícono feminista en el circuito, quien en 1970 fue la líder de un paro que se dio cuando se profesionalizó este deporte. Ella se apoyó en Gladys Heldman, quienes protestaron cuando Jack Kramer impulsó los Pacific-Southwest Championship en California, en los que la bolsa de premios era de US$12.500 para los hombres y de US$1.500 para las mujeres.

King y Heldman fueron apoyadas por nueve jugadoras más, quienes crearon el Virginia Slims Invitational, en donde jugaron por una cifra simbólica de un dólar. Ese episodio marcó la creación de la resistencia y luego de la disidencia. Más tarde llegó la batalla de los sexos, en 1976, una exhibición entre King y el extenista Bobby Briggs, quien a sus 56 años retó a la jugadora, que en ese entonces era la número uno del mundo, para demostrarle que su talento era inferior y por eso es que ganaban menos las mujeres que los hombres. Briggs fue ridiculizado y cayó por 6-4, 6-3 y 6-3.

Ese fue solo un experimento que rompió con el paradigma de las diferencias de género. Sin embargo, el primer golpe de victoria en esta lucha se dio en 2007, cuando los organizadores de Wimbledon decidieron igualar la recompensa para hombres y mujeres después de años de negativas. Siguió así la estela de los otros tres grandes. Este año, por ejemplo, el Abierto de Australia entregó US$3,4 millones, unos $14 mil millones a los ganadores (hombre y mujer). Por su parte, Roland Garros premió con unos $9 mil millones a los ganadores; Wimbledon fijó el botín en unos $10 mil millones, mientras que el US Open dejó la bolsa en unos $14 mil millones.

El triunfo de Barty puso fin a la lucha y es un premio para las pioneras de este pedido que se demoró tantos años en cumplirse. Tras alzar el trofeo, bromeó y dijo que con la plata que se había ganado ya estaba haciendo muchas compras online. También dijo que donará parte de lo ganado a la Sociedad Real para la Prevención de la Crueldad de los Animales, en Australia, su país. “Hoy es un día muy especial para la RSPCA. He hecho algunas compras, porque sé que necesitan cosas para los perros y gatos, y todo lo que hay en el refugio”, expuso Barty.

El título logrado en Shenzheh, el séptimo de su carrera y más importante desde el de Roland Garros este año, prepara a Barty para la conquista de un nuevo objetivo: la Copa Federación, cuya final disputará Australia contra Francia, el 9 y 10 de noviembre en Perth (Australia).

889419

2019-11-03T21:43:48-05:00

article

2019-11-03T21:43:48-05:00

[email protected]

none

Redacción deportes

Tenis

El cheque más grande en la historia del tenis fue para una mujer

65

3071

3136