El tenis adopta el pasaporte biológico

La ITF implantará el registro sanguíneo de los tenistas desde esta misma temporada.

Programa Pasaporte Biológico. /Agencia
Programa Pasaporte Biológico. /Agencia

La Federación Internacional de Tenis anunció que, desde esta misma temporada, se implantará el pasaporte biológico. Tras una reunión mantenida en Nueva York por los responsables del programa antidopaje, constituido por representantes de ITF, ATP, WTA y Grand Slam, se atendió la pretensión de algunos de los pesos pesados del circuito como Roger Federer, Rafaek Nadal, Andy Murray o el número uno, Novak Djokovic, de que exista un mayor control en el circuito. El tenis, de esta forma, se une a los otros tres deportes en los que ya se aplica el pasaporte biológico: ciclismo, atletismo y el esquí de fondo.

El pasaporte biológico otorga a cada atleta un documento electrónico con sus marcadores individuales y los resultados de las pruebas recopiladas durante un tiempo. El objetivo es determinar y encontrar posibles alteraciones. El pasaporte biológico vendrá acompañado además de un aumento en el número de controles sanguíneos realizados a los tenistas, especialmente fuera de competición. De las 2.185 pruebas que se hicieron el año pasado, 187 (8,5%) fueron test sanguíneos y sólo 63 (2,8%) tuvieron lugar fuera de competición.

"Los torneos de Grand Slam han tomado un papel activo en la lucha contra el dopaje desde el inicio del programa y continuaremos haciendo de esto una prioridad cada año. Estamos orgullosos de trabajar con los demás órganos de gobierno, como parte de la Programa Antidopaje que creemos que es esencial para asegurar que el tenis siga siendo un deporte limpio en el futuro", dijo Bill Babcock, director del Comité de Grand Slam.

"La ATP siempre ha apoyado el rigor del Programa Antidopaje y cree que el paso hacia el pasaporte biológico es el paso adecuado para el tenis en este momento. Los jugadores han dejado claro que ellos apoyan una mayor inversión en la lucha contra el dopaje y creemos que esta es la manera más efectiva de demostrar al mundo que el tenis es un deporte limpio", defendió Brad Drewett, presidente de la ATP.

La postura de los jugadores ha sido clave en este sentido. Federer ha sido, en este sentido, uno de los que mayor ahínco ha puesto en que se incrementen las medidas antidopaje. "Cada deporte ha tenido casos, pero creo que el nuestro necesita hacer más para asegurarse de que permanece íntegro", señaló hace una semana desde México. Desde allí también llegó otro mensaje de Nadal. El español solicitó que se practiquen controles sanguíneos y se hagan públicos. "Después de todos los problemas que han habido con este tema y con el caso Armstrong, creo que es algo necesario", manifestó. Se unió a la petición Djokovic, que el pasado mes de enero esgrimió: "los tenistas son de los deportistas más limpios. No me importa pasar controles diez, veinte o treinta veces cada año".

Temas relacionados

 

últimas noticias