Federer y Nadal, los verdaderos maestros del tenis

Este domingo comienza el Torneo de Maestros de la ATP, que reúne a los mejores ocho de la temporada. El español y el suizo, como siempre, son favoritos.

Roger Federer y Rafael Nadal, dos de los mejores tenistas de todos los tiempos. EFE

Uno siempre obliga a una bola menos, el otro demanda una más. Roger Federer y la perfección vista como efectividad. Rafael Nadal y el corazón, la valentía, la lucha y su explosión dentro de la cancha. El suizo y lo impecable, lo primoroso. El español y la llama interna, la que consume rivales, la que lo mantiene vivo. El primero se puede quitar su indumentaria después de un partido, colgarla y usarla al día siguiente como si nada. El segundo suda sólo con calentar, transpira cada vez que inhala y exhala. Estilos diferentes que se encontraron para transformar con su leyenda la realidad del tenis, un deporte en el que empezaron a aplicar dos maneras de hacer las cosas: a lo Federer y a lo Nadal, pues el uno no se puede entender sin el otro.

El suizo, elegante hasta en la derrota, dio con su opuesto en 2004, un joven de pelo largo y camiseta sin mangas que lo superó en la tercera ronda del Masters 1.000 de Miami (doble 6-3). Ese día, la presión de la veteranía no importó. Tampoco tener al mejor del mundo del otro lado de la red. Con 17 años, Nadal devolvió todo y le hizo entender a Federer que frente a él siempre sería necesario jugar al límite, cerca del umbral de la equivocación. Pero basta de adjetivos y de lo que no obedece las leyes de la inteligencia, sino la magia de los instintos, y pasemos a los números que respaldan la anterior afirmación.

De los últimos 58 Grand Slams jugados, entre Federer y Nadal se han quedado con 35: 19 para el suizo y 16 para el español. Es decir, el 60,3 % de los torneos más importantes del mundo en los últimos 14 años. Sólo Novak Djokovic, Andy Murray, Andy Roddick, Gastón Gaudio, Juan Martín del Potro, Marat Safin, Stanislas Wawrinka y Marin Cilic se han logrado colar en una era en la que el español y el suizo han ganado todo lo ganable.

Y en la lista de históricos que obtuvieron los cuatro grandes también están sus nombres junto a los de Don Budge, Rod Laver, Fred Perry, Roy Emerson, Andre Agassi y Novak Djokovic. Ni siquiera Ivan Lendl, John McEnroe, Bjorn Borg y Jimmy Connors pudieron hacerlo, pues celebrar en Melbourne, o al lado de la Torre Eiffel, incluso saludar a la realeza inglesa y subir al Empire State, no es algo que puedan hacer todos. Federer y Nadal, los que han hecho de la sencillez un estilo, serán los máximos favoritos en el torneo de maestros de Londres que empieza hoy en el O2 Arena, un evento en el que son los únicos jugadores que sobrepasan los treinta años (Roger, 36, y Rafael, 31), pues sin ellos el promedio de edad del evento que cierra el calendario ATP sería de 25.

El suizo empezará primero, cuando enfrente hoy al estadounidense Jack Sock en el encuentro que abra el grupo Boris Becker (el alemán Alexander Zverev y el croata Marin Cilic se miden en el segundo turno), mientras que mañana debutará el español con el belga David Goffin. El austríaco Dominic Thiem y el búlgaro Grigor Dimitrov cerrarán el grupo Pete Sampras.

Sus estilos han magnetizado a las audiencias, sus números obligan a dar una mirada diagnóstico para poder entender cómo han implementado su hegemonía en la última década, una supremacía que parecía erradicada dos años atrás, pero que renació este 2017, cuando se repartieron las coronas de los cuatro eventos más importantes de la temporada, algo que nunca había sucedido desde que Federer y Nadal empezaron a triunfar de manera desbocada. La razón confiable nos diría que el próximo domingo el suizo y el español deberían estar peleando por el trofeo, el séptimo para Federer, el primero para Nadal. Sí, esta cita es una de las deudas pendientes del ibérico, finalista en dos ocasiones (2010 y 2013). Lo cierto es que, pase lo que pase, esta semana, lleguen o no a la final, lo que han hecho ya permite decir que tenis no se escribe con t, sino con r de Roger y de Rafa.

 

últimas noticias

La faceta solidaria de Cabal y Farah