Giraldo igualó la serie ante Croacia en la Copa Davis

El tenista pereirano venció en tres horas y 50 minutos a Franko Skugor con parciales 6-4, 4-6, 5-7, 6-4 y 6-2. La serie ahora va 1-1. Este sábado se disputará el punto de dobles, desde las 10:00 a.m.

Santiago Giraldo, la raqueta número uno de Colombia.Mauricio Alvarado

Colombia sigue soñando con ganar el cupo al Grupo Mundial de la Copa Davis. Luego del primer día de competencia la serie ante Croacia va igualada 1-1 y lo que ocurra este sábado en el tercer punto que jugarán los dobles, marcará diferencias. Alejandro Falla y Juan Sebastián Cabal serán los encargados de disputar este compromiso. Santiago Giraldo cumplió y ganó su punto con parciales  6-4, 4-6, 5-7, 6-4 y 6-2 ante Franko Skugor.

Giraldo entró a la cancha con la presión de tener que igualar la serie, tras la derrota del Alejandro González a primera hora ante la raqueta uno de Croacia, Marin Cilic. El pereirano salió con actitud, se dejó contagiar del ambiente festivo de la plaza de toros de la Santamaría (cerca de tres mil personas en las tribunas) y eso se notó en las primeras bolas del partido. Al frente tenía al 323 del mundo, Franko Skugor, quien tuvo que reemplazar a última hora al lesionado Viktor Galovic.

Cuando el primer set iba 1-1, Giraldo quebró el servicio de Skugor, se llenó de confianza y con un juego sólido supo mantener la ventaja para quedarse con el set. El servicio del croata era fuerte, sin embargo, el colombiano también hizo uso de esta arma.

El talento de Santiago Giraldo es innegable, de hecho, es el mejor tenista colombiano de todos los tiempos, el que más títulos ha ganado y el que mejor ranquin ha tenido.  Pero algo que no le ha permitido dar ese paso extra en su carrera es la mentalidad. Él mismo lo ha reconocido y ha trabajado fuertemente en esta área.

Y una vez más se notó esa falencia en el pereirano. Cuando tenía todo para seguir de largo en el partido y darle el punto a Colombia en esta confrontación ante los croatas, se desconcentró. Se dejó meter ideas en su cabeza y comenzó a fallar más de la cuenta. En el segundo set jugaba bien, ganaba buenas bolas y animaba al público que siempre estuvo con él. Pero la lluvia llegó, se tuvo que detener el juego unos instantes y quizás eso le jugó en contra. Pues al regreso al partido, cuando se estaba definiendo el set, se dejó quebrar el servicio y por ende cedió el set, que favoreció 4-6 a Skugor.

El tenis es de esos deportes en el que hay que pensar siempre en la jugada que viene, pues si se queda el tenista analizando los errores del pasado, pierde. Así que consciente de eso, Giraldo entró renovado. Fue al baño y regresó enfocado en hacer su mejor tenis. De hecho, quebró en el primer game y parecía que seguiría de largo. Pero falló en una jugada y nuevamente se salió del partido y Skugor recuperó el quiebre.

El croata, que es especialista en dobles, comenzó a ganar mucha más confianza, se sintió cómodo con la altura, las pelotas desinfladas y desubicó totalmente a un Giraldo que lució desesperado y tras perder el tercer set 5-7 intentó varias veces romper la raqueta contra el piso, pero se contuvo.

El público no se desanimó y siempre apoyó. Desde la tribuna los jugadores del equipo colombiano miraban a los ojos a Santiago y le gritaban “tranquilo, tranquilo”. La confianza nuevamente apareció y en el cuarto set, de entrada, el pereirano quebró el servicio de Skugor. Mantuvo la ventaja hasta el final del set y con inteligencia supo igualar el partido a dos sets, llevándose el cuarto por 6-4.

No hay quinto malo. A pesar de estar ante un rival inferior en el ranquin, con poca experiencia en sencillos, Giraldo se enredó y sufrió más de la cuenta, pero terminó dándole el punto a Colombia, que lo llena de ilusión pensando en la posibilidad de acceder por primera vez en la historia al selecto grupo de los 16 mejores países del mundo, que son los que integran el Grupo Mundial de la Copa Davis.

A Santiago se le notó la experiencia jugando partidos a tres de cinco sets. Skugor se notó cansado, falló en el servicio y cedió mucho terreno. El colombiano logró una ventaja de 4-0. No se dejó vulnerar su saque y terminó quedándose con el set por 6-2.