Gracias: Juan Sebastián Cabal y Robert Farah son campeones de Wimbledon

Los doblistas vallecaucanos se impusieron por 7-6,6-7, 6-7, 7-6 y 6-3 frente a los franceses Nicolas Mahut y Édouard Roger-Vasselin. en la catedral del tenis mundial. Uno de los logros más importantes en la historia del deporte colombiano.

Los colombianos se acaban de convertir en la pareja número uno del escalafón ATP. Histórico.AFP

Esos peladitos más pequeños que aquella malla de la cancha de tenis del Club Tequendama de la ciudad de Cali, los que juegan juntos desde los 11 años, los que han salido adelante de un camino empedrado propio del deporte, son los nuevos campeones de dobles masculinos de Wimbledon y consiguieron su primer título de Grand Slam. Lo lograron en la propia catedral del tenis mundial, en donde se impusieron con parciales de  7-6 (5),6-7 (5), 6-7 (6), 7-6 (5) y 6-3 frente a los franceses Nicolas Mahut, viejo zorro del circuito, y Édouard Roger-Vasselin, un muro en las devoluciones, luego de un tiempo de 4 horas y 57 minutos de partido.

Un partido que sacó chispas. En el que los tie breaks fueron la fórmula del desempate de los cuatro primeros sets, pues el primer quiebre del partido apenas llegó en el cuarto. El dúo colombiano se repuso de un 0-3 en contra en la definición del tie break del segundo set y en el del tercero, una pifia de Robert -la pelota le pegó en el marco de la raqueta-, cuando iban perdiendo 5-4, la bola aparentó con irse a las nubes, pero bajó y pegó en la línea del fondo. Disculpas de Farah, pero celebración interior. Un golpe de suerte vital para el desarrollo del partido. 

Y así, con el éxtasis de su lado, con la responsabilidad, pero también ilusión de quedar grabados en la memoria de los libros de historia, afrontaron el partido y lo cerraron con categoría en el quinto set. 

Lea: Así se conocieron Cabal y Farah

De una pareja que se conoce de hace muchos años y que en medio de los vaivenes del destino, azar, o como quieran llamarle, están juntos dejando en alto el nombre del país en un deporte en el que han sido más las caras largas que las satisfacciones. De un Juan Sebastián, que en mayo de 2005 escuchó en palabras de los médicos que no volvería siquiera a correr luego de romperse el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda y estuvo parado dos años sin jugar. De un Robert, que por esos días, por dolores en su muñeca, se había decantado por aceptar una beca para estudiar economía en California, pero que no dejó de competir a nivel universitario. Los resultados le susurraban que el camino era por otro lado. 

Y fue así como este par de mejores amigos, luego de algunos golpes de la vida -que hoy tienen más sentido que nunca-  volvieron a juntarse. Regresaron las conversaciones con las miradas, las horas diarias de entrenamiento, el rigor de las lesiones, los silencios de las derrotas, todo. Pero luego de muchos años de trabajo con pocos reflectores, la pareja del Equipo Colsanitas, uno con 33 años y el otro con 32, han logrado el título más importante en la historia del tenis colombiano. Estuvieron cerca de su primer Grand Slam en 2018 cuando fueron subcampeones del Abierto de Australia. "Este es el comienzo de algo especial", vaticinaron ambos en ese momento. 

Atrás, ahora en otro estante, quedaron las semifinales de damas de Fabiola Zuluaga en Australia 2004; el título de Juan Sebastián Cabal y la estadounidense Abigail Spears en el torneo de dobles mixtos de Australian Open 2017;  el título de Iván Molina junto a Martina Navratilova en dobles mixtos de Rolland Garros 1974; el triunfo de Mauricio Hadad en el ATP de Bermuda en 1995; y aquel puesto 28 de Santiago Giraldo en el escalafón ATP en septiembre de 2014. 

En un país sin cultura en el tenis, en el que se formaron con la ayuda de muy pocos y con el apoyo de la empresa privada (Colsanitas), son oriundos la que será a partir del próximo lunes la pareja número uno de dobles masculino del escalafón ATP. "¿Qué cuál es nuestro secreto? Somos mejores amigos". 

Thomas Blanco Lineros- @thomblalin

 

últimas noticias

Los premios que entregará el US Open 2019