Deportista del Año El Espectador y Movistar 2019

María Camila Osorio, la esperanza del tenis femenino en Colombia

Luego de quedarse con el título del US Open juvenil, María Camila Osorio está nominada en la categoría de mejor deportista juvenil de 2019.

La colombiana venció en la final a la local Alexandra Yepifanova. / Cortesía USTA

De María Camila Osorio se sabe que cuando pequeña no quiso practicar patinaje luego de ver a otra niña llorando tras caerse en el Patinódromo de Cúcuta; también, que empezó en el tenis porque vio una pancarta de la academia de Édgar Muñoz y la inscribieron al saber que él había sido el primer entrenador de Fabiola Zuluaga. Incluso que su primera raqueta fue gris, pesada, sencilla, funcional. Adriana Serrano, su mamá, habla de la hiperactividad de María Camila, de la intensidad con la que practicaba y de su primer título a los cinco meses de empezar (Copa Kids en Medellín) al vencer a niñas que ya llevaban tiempo practicando este deporte.

Curiosamente, Osorio aprendió primero a pegarle a la pelota que a montar en bicicleta. Eso sí, la rapidez y la buena motricidad hicieron que a los dos días de practicar con su papá en un parque, en frente a la casa, ya no tuviera que usar las ruedas auxiliares. Su manera de ser, afable y calmada, es lejana a la de la gente de su tierra, siempre muy temperamental. De hecho, lo único que la pone de mal genio es que le prohíban comer chocolate, pues la dieta del atleta de alto rendimiento pide sacrificios, dedicación y disciplina hasta con la alimentación.

Por esa entrega fue que empezó a ascender rápidamente en el escalafón de la WTA, por esa paciencia logró este año el título del US Open júnior, uno de los cuatro torneos más importantes de la temporada y que sirven como plataforma para quienes se han convertido en las mejores tenistas del circuito profesional. “Sé que hay que ir con calma, pero creo que tengo la motivación para ser la mejor del mundo. Este es apenas el comienzo de lo que espero sea mucho más grande”, dijo la jugadora de 17 años luego de vencer en la final a la estadounidense Alexandra Yepifanova, una jugadora más alta y portentosa, con parciales de 6-1 y 6-0.

Osorio ha sabido aprender de las derrotas de años anteriores y de las caídas recientes (como por ejemplo en el W25 de Cúcuta, certamen en el que perdió con la holandesa Cindy Burger), para potenciar su juego, para entender que el tenis va más allá de impactar la bola, de usar el topspin o el slice, hasta de varias las alturas. Que esas cosas, o esas armas en la cancha, ya las tiene y que en un momento en el que la transición a profesional es más que una realidad todo pasa por lo mental, por la manera en la que asimile sus éxitos y los aterrice para seguir sumando más. De hecho, en estos momentos, la cucuteña sigue entrenando a tope para recuperarse de molestias físicas y así afrontar la parte final de la temporada con un solo objetivo: sumar los puntos necesarios que le permitan estar en la clasificación del Abierto de Australia del otro año (actualmente es la número 214 del mundo en el escalafón de la WTA).

Vea también No pinta bien: el parte médico de Radamel Falcao

El carácter de Osorio, que se ve en la cancha cuando acelera en cada peloteo o cuando toma la bola en el punto más alto, ha sido una gran ventaja para una tenista que, como suele pasar, es precoz en cuanto a triunfos, en el éxito en una disciplina en el que el estándar mundial exige ser cada vez mejor a menor edad. “Necesito ser más fuerte, físicamente, y saber que ahora me enfrento con rivales más experimentadas que sacan provecho de eso”, dijo la colombiana recién llegó al país con el trofeo más importante en la historia de nuestro país en el tenis juvenil.

La nortesantandereana, que ha dejado en alto el nombre de Colombia en esta temporada, será homenajeada en la ceremonia del Deportista del Año de El Espectador y Movistar 2019, el 9 de diciembre de este año, en la que, como de costumbre, se premiará el podio de la categoría mayores y juvenil, Técnico del Año, Dirigente, Equipo, Revelación, Vida y Obra, y el más importante para esta casa editorial: el Juego Limpio Guillermo Cano.

Usted podrá ser parte de esta elección votando por su deportista favorito en nuestra página de internet (deportistaee.elespectador.com) o diligenciando el cupón que sale publicado en la edición impresa. No necesariamente el más votado por internet es el Deportista del Año. Los lectores hacen parte del jurado, junto con la sección de Deportes de El Espectador.

Le puede interesar Cabal y Farah debutan con triunfo en el Masters 1000 de París

888394

2019-10-29T07:29:13-05:00

article

2019-10-29T11:11:55-05:00

[email protected]

none

Redacción Deportes - @DeportesEE

Tenis

María Camila Osorio, la esperanza del tenis femenino en Colombia

65

4824

4889