Iván Duque es el nuevo presidente de Colombia: Marta Lucía Ramírez, su vicepresidenta

hace 2 horas

Nadal y Djokovic, final de titanes en el Torneo de Maestros

El español va en busca de uno de los títulos que le falta en su palmarés.

AFP

Rafael Nadal se medirá el lunes al serbio Novak Djokovic en la final del Masters que se disputa en Londres, único gran título que le falta al español, número uno del mundo.

Nadal se impuso este domingo al suizo Roger Federer (N.6) por 7-5 y 6-3 en su semifinal, mientras que Djokovic se deshizo de otro suizo, Stanislas Wawrinka, con un doble 6-3.

De este modo, la temporada 2013 acabará con una final entre los dos mejores jugadores del mundo, el lunes a partir de las 20H00 GMT.

Nadal, de 27 años, tiene 13 títulos del Grand Slam -un Abierto de Australia, ocho Roland Garros, dos US Open y dos Wimbledon-, cuatro menos que el récord de Federer, y una medalla de oro olímpica, pero nunca ha ganado este torneo sobre cancha sintética, que cierra la temporada reuniendo a los ocho mejores del año.

Si el mallorquín se lo anotase, sería la coronación de un año extraordinario en que volvía tras siete meses de lesión, y en el que ha ganado ya 10 torneos -entre ellos dos del Grand Slam, el US Open y Roland Garros-, volviendo al número uno del ránking ATP tras tres años.

Djokovic en cambio ha ganado el Masters en tres ocasiones, la última en 2012.

La ventaja es en principio para el serbio, que juega en un tipo de pista que se le da bien, aunque Nadal acabará la temporada con el número uno del ránking pase lo que pase el lunes.

Ambos se han enfrentado en 38 ocasiones, con 22 victorias para Nadal, aunque su último duelo fue para el serbio, en la final del torneo de Pekín, por 6-3 y 6-4.

"Hemos jugado cerca de 40 veces. Como digo, es muy tenso. Nos llevamos al límite", dijo el serbio.

"Tener un alto porcentaje de primeros servicios buenos y ser agresivo en la cancha, es algo que se da por descontado si quieres ganar a Rafa", dijo el serbio, sobre la estrategia a seguir el lunes en Londres.

La primera semifinal entre Nadal y Federer brindó un buen espectáculo en la cancha cubierta del pabellón 02 de Londres, un tipo de superficie en la que el mallorquín había perdido las cuatro veces anteriores que había jugado contra su rival.

El primer set fue particularmente disputado, pero ya dejó entrever algo que se acentuaría en el segundo: Nadal aprovechaba fácilmente sus oportunidades y Federer no.

"Este es un juego de aprovechar o desaprovechar oportunidades", dijo Federer al término del partido, afirmando que Nadal "mereció ganar".

El mallorquín ganó cada una de las bolas que tuvo para romper el saque del suizo -tres- mientras que Federer sólo aprovechó una de las cuatro que se le presentaron.

Con dos rupturas en cada manga, Nadal no permitió que se viviera una tarde dramática y liquidó el partido en tan sólo 1 hora y 19 minutos de juego.

El mallorquín y Federer han protagonizado una pugna legendaria en los últimos diez años que tuvo su cumbre en la final de Wimbledon 2008, el mejor partido de la historia a juicio de muchos, cinco horas de tenis extraordinario que acabaron sonriendo a Nadal.

El de este domingo era su trigésimo segundo enfrentamiento. Nadal es la 'bestia negra' del tenista más laureado de la historia y su victoria en Londres dejó el marcador de sus duelos personales en 22-10 a favor del manacorí.

Por su parte, Wawrinka era la sorpresa de las semifinales del Masters pero no pudo romper su maleficio con Djokovic, al que sólo ha ganado en dos de las diecisiete ocasiones que se han enfrentado, la última en 2006.

El suizo logró romper el servicio a Djokovic muy temprano, en el tercer juego, un buen augurio, pero Djokovic no se puso nervioso y le devolvió la ruptura en la primera ocasión. Como dijo Juan Martín del Potro la víspera, con jugadores semejantes son necesarias al menos dos rupturas para ganar el set.

Wawrinka falló en momentos claves, como en las otras dos bolas de ruptura que tuvo, pero fue más ambicioso que Djokovic, que se adjudicó la primera manga con sólo tres golpes ganadores.

La segunda manga no tuvo historia porque Djokovic le rompió el servicio a Wawrinka en el primer juego y empezó a jugar con una agresividad que desarmó al rival.