La niña que deslumbró a Nadal y Del Potro