Novak Djokovic se clasificó a la final del Masters 1000 de Roma

El serbio derrotó al español David Ferrer y este domingo defenderá el título ante el suizo Roger Federer.

AFP

El serbio Novak Djokovic, número uno del mundo, derrotó al español David Ferrer, en la primera semifinal del Masters 1.000 de Roma tras vencerle por un doble 6-4 en un partido que duró una hora y 34 minutos.

El de este sábado fue el vigésimo encuentro entre Ferrer y Djokovic, que se vieron las caras por última vez el pasado mes de abril en el Másters 1000 de Miami, donde el serbio se impuso por 7-5, 7-5. Cabe recordar que tambiñen se encontraron también en el torneo de Roma del año pasado, cuando el serbio fue el responsable de que Ferrer no avanzara de cuartos de final al batirle por 7-5, 4-6, 6-3.

Con este triunfo, Djokovic se anotó la novena victoria consecutiva sobre el español y ahora deberá encontrarse en la final del torneo de Roma con el suizo Roger Federer, que derrotó a su compatriota Stan Wawrinka con parciales 6-4 y 6-2.

Federer, quien aventaja por el momento a Djokovic en los enfrentamientos particulares, con 20 victorias para el suizo por 18 del serbio, declaró que: "si alguien puede darle miedo en los últimos seis o doce meses, ese quizá soy yo". "Lo creo, sé que no estoy muy lejos, yo también estoy muy bien, he llegado a la final sin gastar demasiada energía", añadió.

Por su parte, para Djokovic, la semifinal contra Ferrer fue el mejor partido de esta semana y ha sido el mejor partido hasta ahora en Roma. "La victoria, me da razones para creer que puedo jugar a este nivel e incluso mejor, este domingo contra Federer. Espero que sí, pues estoy contento de sentirme de este modo", indicó el mejor tenista del mundo en la actualidad.

"La consistencia ha sido la palabra adecuada y la que más satisfacción me ha dado", añadió el serbio quien calificó a Ferrer de "gran competidor" y destacó no haber perdido la concentración a lo largo del encuentro, en el que hubo partes en las que dijo haber jugado bien y "otras que no tanto".

Finalmente Djokovic señaló que espera que las condiciones de la pista mejoren para torneos posteriores. "Es obvio que la pista no estaba en las condiciones que debería. La empezaron a hacer hace tres semanas y no es suficiente para un torneo de esta categoría", dijo sobre el terreno del que, añadió, "tenía lugares con agujeros bastante profundos". "Te puedes doblar el tobillo fácilmente, es peligroso jugar en estas condiciones, sobre todo por las lesiones", explicó el número uno mundial.