Santiago Giraldo hace una dupla extraña con Pablo Cuevas

El colombiano y el uruguayo clasificaron a cuartos de final en el Masters 1000 de París-Bercy.

Santiago Giraldo, tenista risaraldense. Foto: AFP

El uruguayo Pablo Cuevas y el colombiano Santiago Giraldo han formado una extraña pareja de dobles en el Másters 1.000 de París que, tras varias coincidencias, se han colado en cuartos de final del último torneo del año.

Eliminados ambos en el cuadro masculino en segunda ronda, decidieron apuntarse como reservas al dobles, aunque nunca habían jugado un partido juntos.

"Nos conocemos desde hace quince años y decidimos probar suerte. La temporada ha terminado y no teníamos mucho que hacer", asegura Giraldo.

La baja de la pareja formada por el argentino Leandro Mayer, tocado en la espalda, y el español Tommy Robredo, muy fatigado, les abrió la puerta del cuadro final.

La primera sorpresa fue que los estadounidenses John Isner y Sam Querry decidieron no presentarse a la primera ronda, por lo que, sin dar un raquetazo, la pareja uruguayo-colombiana se colocó en la segunda.

Ahí tenían un obstáculo de talla, el austríaco Alexander Peya y el brasileño Bruno Soares, una dupla consolidada que partía con la vitola de segundos cabeza de serie.

Pero Cuevas y Giraldo dieron la sorpresa derrotándolos por 6-4, 7-6(4), lo que les aupó hasta cuartos.

"¿Cuartos? ¿En serio?" se sorprendía Cuevas al término del encuentro, incrédulo del concurso de circunstancias que le llevó tan alto en un Másters 1.000 con una pareja desconocida.

"Hubo química en la pareja, creo que es lo más importante en una pareja de dobles", afirma el uruguayo, que pocos días antes de viajar a París asistió al nacimiento de su primera hija.

Para Cuevas el doble es una disciplina importante. No en vano, es la que mejores resultados le ha dado. En 2008, junto con el peruano Luis Horna, ganaron Roland Garros.

"Últimamente vengo jugando con el argentino Horacio Zeballos, pero el año que viene me comprometí para el inicio de temporada con el español David Marrero. Aunque si salimos campeones de aquí, todo es posible", afirmó Cuevas medio en broma, medio en serio.

El uruguayo no quiere que su carrera de doblista fagocite la de individual, en la que ha terminado una gran temporada que quiere potenciar todavía más a partir del año próximo.

"Trato de jugar todos los torneos, este año me fue mejor en el sencillo, estoy bien físicamente y me siento con ganas de dedicarle más tiempo. Pero el año que viene quiero estar a tope en las dos cosas", afirma.

Giraldo descubre un mundo al que le dedicó poco tiempo. "Él tiene más experiencia, yo trato de adaptarme. Somos jugadores versátiles, es una cuestión de enfocar bien el partido. Creo que hacemos buena pareja. Creo que el doble puede complementar mi juego de individual", dice.

El colombiano cuenta con el consejo de sus compatriotas Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, eminentes doblistas, que, asegura, "son como hermanos".

"Les he preguntado sobre nuestros próximos rivales, porque perdieron contra ellos en la fase anterior", añade.

Son los españoles Marcel Granollers, que ha llegado a ser pareja de Cuevas en algunos torneos, y Marc López. Son los quintos favoritos y, tras superar la primera ronda, lograron clasificarse para disputar la Copa de Maestros de Londres.

"Vamos sin complejos, lo vamos a dar todo", avisan el uruguayo y el colombiano.

525053

2014-10-30T12:39:52-05:00

article

2014-10-30T12:39:52-05:00

none

EFE

Tenis

Santiago Giraldo hace una dupla extraña con Pablo Cuevas

57

4175

4232