"Si hace cuatro meses me dicen que tendría este nivel... lloro de emoción": Nadal

El español llega a Barcelona para disputar el Godó y reflexiona sobre su derrota ante Djokovic en Montecarlo.

La derrota frente al número uno del mundo, Novak Djokovic, en la final del torneo de Montecarlo, no parece haber afectado a Rafael Nadal. El tenista mallorquín, de 26 años, no está en su mejor momento de juego, pero asegura que está en el buen camino en su recuperación y que las sensaciones en la pista son cada vez mejores.

“Si me dicen hace cuatro meses que estaría al nivel actual y que disputaría la final de Montecarlo, hubiera llorado de emoción”, asegura el manacorí, que esta semana busca en Barcelona su octavo título del Open Banc Sabadell.

“Sin embargo, no puedo saber todavía cuál es exactamente mi nivel de juego. Me faltan partidos, me falta competir más. Me parece claro que en Montecarlo no estuve a mi máximo nivel. En la segunda manga, sin embargo, tuve algunas buenas sensaciones que no había tenido desde mi regreso a las pistas. Eso me hace pensar que estoy en la buena línea y que el trabajo que hemos estado realizando ha sido el adecuado”.

Nadal regresó en la gira suramericana de tierra batida este año, después de casi siete meses parado por problemas en la rodilla izquierda. Debutó con muchas dudas en el torneo de Viña del Mar y perdió en la final contra Zeballos. Después, encadenó tres títulos consecutivos en Sao Paulo, Acapulco e Indian Wells, superando a jugadores del nivel de David Nalbandián, David Ferrer, Roger Federer (en cuartos de Indian Wells), Tomas Berdych y Juan Martín del Potro. Es decir, hasta ahora ha alcanzado al menos la final en todos los torneos que ha disputado este año.

“Llego a Barcelona ilusionado, porque para mí siempre es un torneo especial”, asegura Nadal. “No creo que la final que acabo de perder en Montecarlo deba afectarme negativamente. Jugué contra el mejor tenista del mundo. Y alcanzar la final de un Masters 1000 nunca puede considerarse un mal resultado. Desde que he regresado de mi lesión en la rodilla todo ha transcurrido muchísimo mejor de lo que podíamos soñar. Con Djokovic puedo ganar y perder. Había ganado ocho veces el torneo. En esta ocasión me tocó perder. Pero esta final no cambiará nada respecto al modo de afrontar el torneo de Barcelona”.

Nadal especula todavía al hablar de su futuro inmediato, porque asegura que necesita tiempo para evaluar dónde se encuentra. “No sé aún si las cosas seguirán por los mismos derroteros. He debido readaptarme, reencontrar mis mejores sensaciones para ir recuperando mi mejor nivel. He debido ordenar mi calendario porque sé que pueden volver a surgir problemas. Pero los resultados confirman que estamos trabajando bien”. El mallorquín, que ha empezado ya su camino hacia la lucha por su octavo Roland Garros, afirma que no ha cambiado los conceptos básicos de su juego. “Eso es imposible”, reflexiona el tenista español.

“No soy suficientemente bueno como para poder cambiar mi juego de forma radical. Puedo mejorar algunos aspectos, intentar ser más agresivo. Y esa es la línea de trabajo que nos hemos impuesto. Pero no puedo reinventar mi juego”.

Nadal debutará en el Open Banc Sabadell frente al argentino Carlos Berlocq o el español Daniel Gimeno-Traver, que deben enfrentarse en la primera ronda.

Temas relacionados