Tras los pasos del rey

Alejandro González es la tercera raqueta de Colombia y esta semana estará con el equipo de Copa Davis en la serie frente a Uruguay.

Alejandro González cuando ganó el ATP de Salinas en Ecuador, el título más importante de su carrera.  / Colsánitas
Alejandro González cuando ganó el ATP de Salinas en Ecuador, el título más importante de su carrera. / Colsánitas

Transcurrían los primeros días del verano de 2007 en París. En el Stade Roland Garros se disputaba la segunda semana de competencias del Abierto francés, en el cual el tenista español Rafael Nadal luchaba por obtener su tercer título consecutivo en las canchas de polvo de ladrillo de la capital francesa. Justo cuando estaba preparándose para enfrentar a su compatriota Carlos Moyá en los cuartos de final, el tenista colombiano Alejandro González —en ese entonces de 18 años— fue su sparring. “Fue en mi primer año como juvenil, entrené con él unos días. Fue bonito porque al otro día, cuando ya él estaba en semifinales, me dijo que entrenáramos otra vez. Ahí sentí que había hecho las cosas bien”. En busca de la final, enfrentó Nadal a Djokovic y lo venció en tres sets. Luego conseguiría su tercera corona en París al derrotar a Roger Federer, en ese entonces, número uno del mundo, y se proclamó como El Rey.

Para Alejandro González, esa experiencia con su ídolo ha sido una de las más especiales que le ha dado el tenis y por eso desde ese momento su único referente es el español. “Es la persona que más admiro, lo quiero imitar. Su mentalidad y su estilo me encantan”. En esos días de entrenamientos en París, las conversaciones entre el ídolo y el júnior en formación se limitaban a “¿Cómo es Colombia?, ¿Qué torneos vas a jugar?”. Sin embargo, lo que más marcó a González fue el consejo que le dio: “Tienes que trabajar mucho, esa es la clave, siempre hay que buscar más y más, nunca hay que conformarse”.

Su carrera

Desde que tenía cinco años ha estado con una raqueta en las manos. Las canchas del Country Club de Medellín fueron el lugar donde nació el sueño, pero cinco años más tarde comenzó a entrenar en la Liga de Antioquia, donde llegaron los primero títulos departamentales y nacionales. Ya a los 13 años los trofeos fueron importados y a los 14 llegó el momento de decidirse. “Hasta ese entonces también me gustaba el fútbol, era arquero del equipo de mi colegio y lo disfrutaba mucho, pero mi papá me dijo: ‘Lo que hagas, hazlo dando el ciento por ciento’, así que decidí darlo todo por el tenis”.

La decisión no fue fácil, por el estudio. Alejandro tenía claro que el bachillerato había que terminarlo y sabía que no tenía tiempo para una carrera. Viajar tanto y estar en un colegio normal era muy complicado, así que dejó sus estudios en el Colegio Montessori de Medellín para entrar a uno semipresencial, del que se graduó a los 17 años.

Justo antes de terminar sus estudios, viajó a prepararse en Brasil, integró el equipo Amin, en donde aprendió y corrigió muchos aspectos que hasta en día de hoy le sirven para mantenerse y mejorar su nivel. Allí fue entrenado por Ricardo Sioli, quien le enseñó las bases para entrenar bien y madurar como deportista. Luego regresó al país para ser parte del equipo Colsánitas. “Acá le aprendí a cada uno de los entrenadores. Sin embargo, quiero destacar lo que me aportó Marc Gorris”.

Esta temporada ha sido especial para el paisa de 24 años, pues logró cumplir con uno de sus objetivos: Ser campeón de un torneo Challenger, levantando el trofeo del torneo de Salinas, Ecuador. “El tenis es un deporte en el que puede haber semanas muy buenas y otras en las que no se dan las cosas. Salinas fue clave, porque pude demostrar que soy capaz de ganar en esta categoría. Pienso siempre en mejorar y en lo que viene, no puedo mirar el pasado”.
Hoy está ubicado en la casilla 166 del escalafón ATP y sus expectativas son consolidarse en estas posiciones para poder acceder a mejores torneos y lograr escalar aún más. Fue invitado por parte de la Federación Colombiana de Tenis para acompañar al equipo de Copa Davis en la serie de esta semana, en la que buscarán vencer a Uruguay en Cúcuta, para ganarse un cupo al repechaje del grupo mundial. “El equipo de Copa Davis está muy consolidado. Alejandro (Falla) y Santiago (Giraldo) en sencillos son top 80 y Sebastián (Cabal) y Robert (Farah) en dobles están consolidados, así que debo seguir trabajando, poder compartir con ellos es una gran oportunidad para mí”. 

 

últimas noticias

Cabal-Farah perdieron en el Torneo de Maestros