Va por el récord de Steffi Graf: siempre Serena

La número uno del mundo juega este sábado (8:00 a.m., ESPN) la final de Wimbledon contra Angelique Kerber y podría llegar a 22 títulos de Grand Slam.

La estadounidense Serena Williams, número uno del mundo, sale por su título número 22 de Grand Slam.  / Efe
La estadounidense Serena Williams, número uno del mundo, sale por su título número 22 de Grand Slam. / Efe

Veinte años después de que la alemana Steffi Graf lograra el título en Wimbledon, otra germana, Angelique Kerber, desafía a la seis veces campeona y defensora del título, la estadounidense Serena Williams.

Será la tercera final del Grand Slam de la temporada para Serena Williams, que ha salido derrotadas en las dos disputadas hasta ahora. En Melbourne la venció justamente Kerber, y en Roland Garros, la española Garbiñe Muguruza. En el All England, Kerber quiere suceder a Steffi, y si lo consigue impedirá que Serena iguale los 22 grandes de la actual esposa de Andre Agassi, récord entre las damas.

“Para todo el mundo, llegar a la final sería un logro tremendo, pero, para mí, una verdadera hazaña es ganarla y levantar el título. Llegar a la final no es suficiente, pero eso es lo que me hace diferente del resto. Eso es lo me convierte en Serena”, señaló la menor de las Williams tras deshacerse de la rusa Elena Vesnina en 48 minutos, en la semifinal más corta en la historia de Wimbledon.

“Tengo el deseo de ser la mejor. Y a mí sólo me vale eso. Trabajo duro y soy muy pasional, eso es lo que me hace seguir hacia adelante”, dijo la número uno del mundo, que tiene asegurado su puesto pase lo que pase y quiere levantar por séptima vez el Venus Rosewater Dish, la bandeja de plata que se entrega a la campeona.

Campeona de Wimbledon en los años 2002, 2003, 2009, 2010, 2012 y 2015, Serena suma en su carrera 70 títulos, 21 de ellos de Grand Slam. Con 34 años, es la segunda jugadora de mayor edad este año en Wimbledon, después de su hermana, Venus, de 36, y no gana un Grand Slam desde que se alzó con su sexto título el año pasado sobre la española Muguruza.

Para Kerber, el desafío no es nuevo. Se sabe más calmada, ilusionada, con mayor experiencia, y advierte que su saque, al ser zurda, le concede una cierta ventaja.

La alemana, que aparecerá el lunes como segunda del mundo, desplazando a Garbiñe Muguruza, tenía sólo ocho años cuando Graf derrotó a la española Arantxa Sánchez Vicario en la final de 1996. Ha visto sus partidos, muchos de ellos en Youtube, y ha tenido tres encuentros con la más laureada de las germanas.

“La última vez que nos vimos me dijo que estaba en el buen camino, que sólo creyera en mí misma y que entrenara duro. Ella cree en mí. Y yo quiero sucederla aquí”, dijo la de Bremen, de 28 años.

Antes del éxito de Kerber este año, su compatriota Sabine Lisicki alcanzó en 2013 la final de Wimbledon, pero acabó llorando por su derrota ante la francesa Marion Bartoli. Kerber cree que tiene el antídoto. “Intentaré hacer lo mismo que hice en Australia. Estoy aquí para ganar el partido. Pero sé que tengo que jugar con lo mejor que sé para vencerla”, comentó.

“Creo que tengo ventaja por ser zurda y si no estoy nerviosa puedo sacar incluso mejor que hoy, y eso me hace más peligrosa que en pista dura”, dijo sobre el césped.

“No sé lo que sentiré el sábado en la pista central. Pero desde luego será una gran sensación. Intentaré hacer todo para divertirme. Me encanta la pista central”, dijo la germana, que puede convertirse en la verdugo de la familia Williams y ser la única que logra vencer a las dos hermanas en un Grand Slam desde que lo hiciera la belga Kim Clijters en el Abierto de EE. UU. de 2009.

Kerber llegó a la final sin ceder un solo set. Serena se dejó uno en el camino, ante su compatriota Christina McHale en tercera ronda, y ha ganado cinco de las siete veces que se ha enfrentado con Kerber.

La alemana, además de Melbourne este año, se impuso en 2012 en Cincinnati. El de este sábado es el primer encuentro sobre hierba entre ambas. La ventaja es de Serena en finales disputadas del Grand Slam —con esta serán ya 28— y su experiencia en ellas se pone a prueba ante el empuje de Kerber.

 

últimas noticias