Vengo a llevarme el título en Bogotá: Mónica Puig

La tenista puertorriqueña, ganadora de un torneo de la WTA, es una de las favoritas en el Claro Open Colsanitas que se disputará hasta el próximo 19 de abril en el Club El Rancho.

Con la presencia de 12 jugadoras top-100 del ranking de la WTA y una bolsa de premios de 250 mil dólares, hoy comenzará el cuadro principal de la Claro Open Colsanitas en Bogotá. El torneo, que llega a su vigesimotercera edición consecutiva, se disputa en el Club El Rancho y se extenderá hasta el próximo 19 de abril. Las favoritas para llevarse el título en la capital colombiana son la ucraniana Elina Svitolina, 29 del mundo, la estadounidense Varvara Lepchenko, 30, la puertorriqueña Mónica Puig, 51, y la italiana Francesca Schiavonne, exnúmero 4 del mundo y ganadora de Roland Garros en 2010.

El Espectador habló con Mónica Puig, única latinoamericana dentro del top-100 del mundo y segunda siembra en el torneo. A sus 21 años, cinco de ellos dedicados al circuito profesional, esta boricua ha ganado un torneo de la WTA, el de Estrasburgo en 2014, y 6 ITF. Además ha sido medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en las dos últimas ediciones y aspira a ser una de las mejores jugadoras del mundo al final de la temporada 2015.

¿Cuáles son las expectativas en el Claro Open Colsanitas 2015?

Vengo a llevarme el título, como a cualquier torneo al que voy. Sin embargo, aquí en Bogotá tendré que mirar partido a partido. Primero me enfocaré superar la primera ronda, luego iremos paso a paso, no quiero proyectarme hacia la final desde el primer día.

¿Y las rivales a vencer?

Vienen jugadoras con gran nivel, no puedo decir algún nombre en específico, pero todo será muy parejo y por eso espero estar bien físicamente.

¿Por qué decidió abrir la temporada sobre arcilla en Bogotá?

Porque Ricardo Sánchez, mi entrenador, trabajó varios años con Colsanitas y tiene mucha historia en Colombia. Él conoce a Bogotá muy bien y sabe que aquí puedo prepararme para el calendario que se viene en Europa sobre arcilla. Además entrenar en la altura es muy bueno en la parte física y no viene nada de mal estar en Latinoamérica.

¿Cómo maneja el tema de la altura para que no afecte su juego?

Yo ya estuve en este torneo en el 2012. Los primeros días fallaba mucho y no entendía porque me pasaba eso. La bola se me iba lejos, no podía controlarla en muchas ocasiones. Ya sé que debo probar diferentes tensiones en la raqueta y encontrar la que me funcione acorde con la cancha. Se me ha quitado el miedo a ser agresiva y además llegué hace semana y media con la idea de manejar la respiración y adaptarme a la altura.

¿Cuál es la proyección para esta temporada?

Estoy buscando llegar a Roland Garros siendo siembra del torneo, eso significa que tengo que estar dentro de las 32 mejores del mundo. La meta para final de la temporada es estar dentro de las 15 o 20 mejores del escalafón de la WTA.

Además de su saque, ¿que otra fortaleza tiene en su juego?

La sangre latina que llevo. Nosotros somos alegres y de carácter fuerte. Somos luchadores, sabemos lo que queremos y vamos a buscarlo, eso lo reflejo en la cancha.

Usted es la única jugadora latina dentro de las primeras 100 del mundo, ¿por qué cree que está sucediendo esto?

Cualquiera puede ganar un día y al otro perder. Actualmente el nivel de las jugadoras es muy parejo y sencillamente hay que seguir trabajando y luchando porque no es imposible derrotar a las mejores.

¿Quiénes son sus referentes dentro del circuito?

Las hermanas Williams y Roger Federer. Me acuerdo que cuando empecé a jugar tenis admiraba a Jennifer Capriati, Steffi Graf y Andre Agassi. Yo veía su sonrisa cuando ganaban torneos y quería hacerlo también. La felicidad de ganar torneos es incomparable.