"Todavía hay Aleja para rato"

La velocista, quien sufre una delicada lesión, espera estar en Río 2016. El COC definirá si la lleva a Londres como acompañante del relevo.

Las lágrimas se le acabaron, porque lleva un mes llorando. El martes pasado la Federación Colombiana de Atletismo anunció que María Alejandra Idrobo Paz no formaría parte de la posta de 4x100 que participará en los Juegos Olímpicos de Londres, pero ella lo sabía hace rato.

Casi desde el mismo instante en el que se lesionó (un desgarro de tercer grado en su cuádricep izquierdo), Alejandra supo que su sueño olímpico se desvanecía.

Fue en el Campeonato Iberoamericano de Barquisimeto, Venezuela, el 10 de junio pasado. “El dolor fue tremendo, duré dos días en silla de ruedas. Después inicié la recuperación y hace dos semanas me hicieron una ecografía, en la que vimos que no había gran avance en la cicatrización. La semana pasada me hice otra y la recuperación va en un 60%, pero llevo un mes sin entrenar, ya era casi imposible estar lista para Londres”, admite con tristeza la atleta caleña, criada en El Tambo, Cauca, quien tiene 24 años y estudia trabajo social en la Universidad del Turabo, en Puerto Rico.

¿Cómo recibió la noticia?
Pues ya lo presentía. Lamento mucho todo esto, porque estaba pasando por mi mejor momento deportivo. Trabajamos muy duro con el doctor Gustavo Castro y con Nuri, la fisioterapeuta, pero no nos alcanzó.

¿Soñaba con Londres?
Claro, como todo deportista. El consuelo es que tendré otra oportunidad en Río 2016.

¿Qué le dijeron sus compañeras y el técnico Valentín Gamboa?
Lloramos juntos mucho tiempo, me expresaron su apoyo incondicional, pero Dios así lo quiso y tengo que aceptarlo.

¿Ya se había lesionado así?
Pues por lesiones me perdí los Bolivarianos pasados y los Panamericanos de Guadalajara. Sólo pude estar en los Centroamericanos de Mayagüez.

¿Cómo ve el relevo?
Superbien. Hay siete corredoras muy buenas y cualquiera puede hacerlo de la mejor manera. Hemos entrenado muy fuerte en la parte individual y estamos muy integradas en el trabajo colectivo. Somos rápidas y precisas en la entrega del testigo.

¿Qué le han dicho sus compañeras?
Ahora están en España, concentradas en su última etapa de preparación, con Darlenys y Xiomara me escribo seguido. Me extrañan y yo les deseo éxitos, porque si le va bien al equipo, nos va bien a todas.

¿Qué viene para usted ahora?
Recuperarme bien, aspiro a que sea en un mes. Y hacer un buen fortalecimiento para no recaer nuevamente. La meta para final de la temporada son los Juegos Nacionales, en los que espero darle medallas a Bogotá, que siempre me ha apoyado.

¿Qué opina de la cantidad de atletas que van a Londres, 30?
Que es un gran momento para nuestro deporte y que la Federación, el Comité Olímpico, los entrenadores y nosotros los deportistas hemos hecho buen trabajo.

¿Qué objetivos tiene para el futuro?
Seguir adelante, compitiendo en el relevo y las pruebas de 100 y 200 metros. Terminar la universidad, porque me falta un año, y ver si me quedo en Puerto Rico o me radico en Colombia. En la parte deportiva mi gran anhelo es estar en Brasil 2016, porque estoy segura de que todavía hay Aleja para mucho rato.

¿Qué le ha dicho su familia?
Mi mamá, María Bella Paz, me ha apoyado como siempre, a ella le debo todo. Y mi hermanita Valeria, que tiene ocho años y es patinadora, me anima todo el tiempo, es mi adoración.

¿Ya le habían entregado su dotación para los Olímpicos?
Sí, ya tengo la maleta, todo. Algunas cosas las he utilizado y no las pienso devolver, jajajá.