Transformando vidas a través del juego

Éste sábado 25 de abril se celebra el Día de la Niñez y la Recreación, dos conceptos que no en vano están vinculados. Este tiempo, el más esperado del año por los chicos, está dedicado a sonreír, disfrutar y marcar en sus corazones vivencias de vida.

Cortesía

Históricamente abril es sinónimo de disfrute y diversión infantil. En Colombia, que vive una coyuntura especial, persiguiendo la paz, el Día Internacional del Niño es una fecha consagrada para resaltar el papel de la infancia en la sociedad, promover sus derechos y desarrollar actividades para su bienestar. Es conocido originalmente como Día de la Niñez y la Recreación, dos conceptos que no en vano están vinculados: su relación está latente desde el inicio mismo de sus vidas en conciencia y sociedad.

¿Sabías que uno de los derechos que tienen los niños es el de divertirse y jugar?

Así lo determina la Convención de los Derechos del Niño de Unicef (Artículo 31) aprobada en noviembre de 1989, que establece que los niños son individuos con derecho de pleno desarrollo físico, mental y social, y con la posibilidad de expresar libremente sus opiniones; y reconoce la necesidad del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes.

El juego no sólo supone un entretenimiento placentero, sino es también una herramienta de experimentación con la que se comprende y explica cómo funcionan las cosas. “El crecimiento de los niños, depende mucho del juego, que constituye un proceso intelectual harto importante que influye de manera determinante en desarrollo afectivo y social”, expresa Paula González, sicóloga y pedagoga.

El futuro

No hay una frase más cierta que la que afirma que la juventud es el futuro de del mundo. Según cifras recientes del DANE, en Colombia hay 11,3 millones de niños y niñas entre los 5 y 17 años. Un poco más del 24% de la población. Muchos de ellos viven en condiciones de vulnerabilidad: explotación y trabajo infantil, desescolaridad, pobreza, violencia.

En este panorama, el juego y la recreación adquieren un papel preponderante para sembrar en salud, equidad, inclusión, aprovechamiento del tiempo libre. En 2001 el Congreso de la República promulgó la Ley 724 con la que institucionalizó el último sábado del mes de abril la celebración del Día de la Niñez y la Recreación en el país, reconociendo la importancia de realizar un homenaje a la niñez nacional.

En el marco internacional, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia de las Naciones Unidas, los estados deben tener en cuenta que el juego, la recreación y el deporte, además de ser un derecho, “son maneras eficaces de acercarse a los menores de edad marginados, discriminados, huérfanos, a los que tienen limitaciones mentales o físicas, a los que viven o trabajan en la calle, a los que son víctimas de explotación sexual”.

Por eso, en Colombia, el valor preciado que constituye su infancia y su juventud, debe ser una prioridad. Y cómo mejor que dedicándoles el día. Y la vida. Y así “lograr mayor visibilidad de los niños y niñas a nivel nacional, invitando a todos los colombianos a promover los derechos de la infancia y a adoptar el juego como una acción indispensable para fomentar su desarrollo integral”, afirma Ruth Camelo, directora ejecutiva de la Corporación Día de la Niñez, que lanzó la campaña, ‘Colombia, una Gran Ludoteca’, una campaña que invita a todos los colombianos para que por medio del juego se vinculen a un gran movimiento social para hacer un homenaje a los niños y las niñas en el mes de abril en la que organizaciones públicas y privadas de 16 departamentos del país realizarán este sábado actividades para la infancia, entre ellas juegos tradicionales, ludotecas itinerantes, presentaciones culturales, pintucaritas y títeres.

Por ellos

Otra de las entidades que está trabajando en procura de promover el derecho al juego de los niños es la Fundación del Centro Comercial Diverplaza, fundada en 2009 y cuyo radio de acción es la localidad de Engativá, en donde habitan muchas de las familias de bajos recursos. Conscientes de los diversos problemas sociales que allí existen, ambientales, violencia y especialmente escasa infraestructura deportiva y zonas verdes, esta fundación decidió arremangarse y actuar.

Especialmente el sábado 25 de abril, pero también el resto del calendario, la Fundación Diverplaza realizará en las canchas deportivas en Alamos, en Bogotá, diferentes actividades en donde niños y jóvenes pueden expresar su mundo individual y colectivo a través del deporte y del juego. Uno de sus programas bandera, expuesto a este fin de semana, será ‘Fútbol por la Paz’. Con la excusa de jugar este mágico deporte de pelota que identifica a los seres humanos y a la sociedad en general, traspasado las barreras del género y que se ha convertido en un cohesionador social, la idea es convocar a los niños y niñas a participar en los partidos de ‘Fútbol por la Paz’, en los que no hay árbitro: las reglas y las penas se dirimen entre los equipos que son mixtos, desarrollando valores de convivencia, trabajo en equipo con objetivos comunes, resolución de conflictos por medio del diálogo.

“’Fútbol por la Paz’ en beneficio de la infancia, adolescencia y juventud, nos enfocamos e en acompañar el proceso de crecimiento y desarrollo. Su metodología, necesita tanto al equipo como al individuo, porque gracias a él, es parte de una comunidad y se inspira en valores que Diverplaza quiere plantar permanentemente en sus niños”, menciona Carlos Cueto, director de la Fundación, cuyo objetivo este 25 de abril es proporcionar actividades lúdicas de integración, talleres formativos y de entrenamiento deportivo- recreativo para que, por medio de talleres formativos y actividades en las que se estimularán expresiones artísticas, las niñas y niños se desarrollen como seres sociales con derecho a la sana diversión en condiciones favorables.

La Red Capital de Bibliotecas Pública (Bibliored) con sus 18 bibliotecas, también aportará su grano de arena en esta fecha especial, denominada el “Día Dulce”, y apoyado por la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte y la Alcaldía Mayor de Bogotá. Una de ellas, la Biblioteca El Tunal, teniendo en cuenta el usuario más frecuente son los niños. Como en abril se está homenajeando a Gabriel García Márquez, el Día del Niño estará enmarcado en su extraordinaria obra literaria. Su Sala Infantil, a la que asisten cerca de 2.000 al mes provenientes de las localidades de Tunjuelito, Rafael Uribe Uribe, Ciudad Bolívar, San Cristóbal, Antonio Nariño y Usme, se centrará en el circo gitano de Melquiades de ‘Cien años de soledad’, engalanada con destellos naranjas, rojos, amarillos, y con figuras en el techo de trapecistas, payasos, contorsionistas. Las actividades, supervisadas por expertos, serán de todos los colores: talleres de expresión artística y de desarrollo corporal, obras de teatro, conciertos, danza, juegos circenses. “Queremos generar un espacio de alegría para los niños y niñas de la ciudad”, dice Diego Moreno, coordinador de la Sala Infantil de la Biblioteca.

Temas relacionados