Un duelo de alto vuelo en la Davis

Francia y Serbia perdieron sus respectivas series. La lesión de Novak Djokovic les abrió el camino del triunfo a los argentinos.

El abandono del número uno del mundo, Novak Djokovic, en el encuentro ante Juan Martín del Potro (7-6 y 3-0), selló el pase hacia la final de Argentina, que afrontará, con España como rival, la cuarta acometida de su historia a un título que se le resiste.

Serbia, campeón en 2010 y que nunca había perdido como local, transitó contra la corriente en la serie después de que Viktor Troicki y Janko Tipsarevic perdieran los dos primeros encuentros individuales, el pasado viernes.

La baja de Djokovic trastocó los planes del conjunto de Bogdan Obradovic. El número uno de la ATP llegó el jueves de Nueva York. Aterrizó con una lesión de espalda y, a pesar de formar parte del sorteo de la eliminatoria, no saltó a la pista. Troicki ocupó su lugar y cayó ante David Nalbandián. Después, Juan Martín del Potro logró el segundo punto para Argentina al batir a Tipsarevic.

Tampoco Djokovic formó parte del doble jugado el sábado, aunque Nenad Zimonjic y Viktor Troicki superaron a Juan Ignacio Chela y Juan Mónaco para recuperar el pulso del enfrentamiento. Sin margen de error y con la necesidad de ganar los dos puntos restantes, Djokovic forzó y saltó a la pista del Belgrado Arena para intentar equilibrar la eliminatoria en el choque frente a Del Potro.

Sin embargo, la rocosidad del argentino dificultó la tarea del número uno del mundo, que se reencontró con sus dolencias físicas. Del Potro se impuso en el primer set con un desempate (7-6) y una ventaja de 3-0. Fue ahí, después de hora y media de partido, cuando Djokovic decidió abandonar y reconocer el pase de Argentina a la final.

Argentina afrontará, por tanto, una nueva ocasión de lograr la Copa Davis por primera vez. El equipo de Tito Vázquez tiene servida su revancha, luego de que en 2008 España ganara en Mar del Plata su tercera Ensaladera —ganaría una más después, la cuarta, en la final de Barcelona contra la República Checa—.

Fue la de Mar del Plata la tercera frustración para el conjunto suramericano, que previamente había perdido otras dos finales, aunque en ambas como visitante. Primero en 1981, cuando perdió, como visitante y liderado por Guillermo Vilas y Jose Luis Clerc, contra Estados Unidos.

En 2006 tuvo que jugar también de visitante, contra Rusia. David Nalbandián, José Acasuso, Agustín Calleri y Juan Ignacio Chela contra Nikolay Davydenko, Dmitry Tursunov, Marat Safin y Mijail Youzhny. Perdió en el último partido, cuando Safin venció a Acasuso.

Argentina y España disputarán la final del 4 al 6 de diciembre en el país ibérico, en un escenario aún por decidir. Valencia y Madrid han sido las primeras en hacer oficial sus intenciones de albergar la cita.