Un Novak Djokovic imparable

El serbio, número uno del mundo, sumó su cuarto título de la temporada en Montecarlo y va camino hacia el Roland Garros.

EFENovak Djokovic
No hay quien le pare. Es el rey, se sabe superior y ejerce desde la poltrona. Por eso Novak Djokovic tiene motivos de sobra para sonreír. Este fin de semana en el Masters de Montecarlo logró su cuarto título de la temporada y el número 52 de su carrera como profesional. Con esta corona firmó una secuencia que nunca antes otro tenista había logrado. Tres victorias (Indian Wells, Miami y la del Principado, amén del Abierto de Australia logrado en el arranque del año) en las primeras tres citas del Masters 1.000, su 23º título de la categoría. Un registro que le equipara a Roger Federer y le acerca a Rafael Nadal (27), su víctima en las semifinales.
 
El número uno del mundo logró el primer gran título del año en tierra batida, a solo cinco semanas de la gran cita de Roland Garros (del 24 de mayo al 7 de junio), el único gran torneo que falta en el palmarés de Djokovic. El jugador nacido en Belgrado, hace 27 años, tiene una racha triunfal que comenzó a finales del año pasado, cuando sumó los títulos de París-Bercy (otro Masters 1000) y el Torneo de Maestros de Londres (considerado el 5º Grand Slam).
 
Djokovic pone así sobre la mesa su cartas para ganar por primera vez Roland Garros, un torneo que en los últimos años ha tenido un solo dueño: Rafael Nadal, a quien justamente derrotó el serbio en las semifinales de Montecarlo. 
 
“Jugué mi mejor partido de la semana contra Rafa. Siempre es intenso contra él, sobre todo en tierra batida donde es muy exigente físicamente. Traté sobre todo de mantenerme concentrado y conservar el mismo nivel de intensidad durante todo el partido”, reflexionó el rey de la ATP. 
 
El serbio, que en enero pasado en Australia sumó su octavo título de Grand Slam, vive una temporada de ensueño, pues además de su éxito deportivo, la semana pasada fue galardonado con el Premio Laureus al mejor deportista masculino de 2014. “Posiblemente este es el broche de oro a mi temporada 2014, en la que ha destacado el triunfo en Wimbledon, recuperando la posición como número uno del mundo y en la que he sido padre por primera vez. Creo que, hasta el momento, este ha sido el mejor año de mi vida”, dijo Djokovic sobre el premio. 
 
Djokovic, profesional desde 2003, es entrenado por el histórico Boris Becker. Su vida familiar también pasa por un punto alto. Hace seis meses se casó con su novia desde adolescente Jelena Ristic, y en octubre se estrenó como padre, tras el nacimiento de su hijo Stefan.
Temas relacionados

 

últimas noticias

“Sascha” Zverev, maestro a los 21 años

Campoverde, el nuevo hogar del BMX en Boyacá