Vanessa Mae, una violinista en Sochi

La británica dejó por un tiempo la música para ganar una medalla olímpica.

Vanessa Mae cambiará el violín, al que se dedica profesionalmente, por los esquíes cuando compita este martes en el gigante de los Juegos Olímpicos de Sochi.

La concertista británica de 35 años nació en Singapur, mientras que sus padres son de Tailandia y China, pero ella creció en Londres, ciudad a la que llegó con cuatro años con su madre y padrastro.
Pero al no poder competir con Gran Bretaña, Mae, que en la competición ha adoptado el apellido de su padre, Vanakorn, tomó la nacionalidad tailandesa para disputar los Juegos Olímpicos.

Mae, cuyo nombre completo es Vanessa-Mae Vanakorn Nicholson, se dio a conocer en el mundo como violinista de música clásica antes de cambiar y convertirse en lo que ella describe como tecno-acústica fusión. Mientras que como artista no es muy conocida en Tailandia, su fama en Gran Bretaña es grande, habiendo vendido diez millones de discos en todo el mundo.

Al no tener Tailandia esquiadores entre los 500 mejores del mundo, se le permitió enviar a un hombre y a una mujer para el eslalon y el gigante si alcanzaban un determinado nivel, no muy alto.

Mae, que estuvo entrenando en Zermatt (Suiza) durante algunos años, se clasificó tras disputar cuatro carreras en Eslovenia en una desesperada apuesta por competir. “Soy británica pero no tenía posibilidades de representar a mi país. Ya que mi padre natural es tailandés, me aceptaron”, afirmó.

En Sochi colgó el violín y aseguró estar centrada en la competición. Mae no está interesada en promocionar su música con su participación en los Juegos, según su representante, Giles Holland. “Vanessa ha recibido órdenes de su entrenador de apagar su teléfono móvil (...) Sabe que los Juegos Olímpicos requieren entera concentración y quiere hacerlo bien. Está partida en dos, con su carrera musical, pero no quiere distracciones”, dijo a AFP Holland.

Mae se ha tomado un año sabático de su pasión por la música debido a los Juegos Olímpicos.
Las estrellas alemanas de esquí, Maria Hoefl-Riesch y Viktoria Rebensburg, que estarán entre las favoritas al oro en el gigante, se mostraron sorprendidas por su pequeña talla, pero también impresionadas por su decisión de venir a Sochi: “es interesante que haya gente así entre nosotros. Cuando la ves, impresiona lo pequeña que es”, afirma Hoefl-Riesch, que ganó el oro en la supercombinada y la plata en el supergigante. “Es difícil de imaginar cómo, siendo tan frágil, puede tomar parte en una carrera, derribando puertas”, añadió.

Rebensburg, defensora del título en gigante, dijo que “por supuesto estoy contenta. Es fantástico ver a un gran músico tomar parte en nuestro deporte. Esperemos que consiga un buen resultado”.