Vargas salió por la puerta grande

A pesar de que se hayan generado muchas discusiones por el paso del arquero Camilo Vargas de Independiente Santa Fe al Atlético Nacional, el bogotano de 25 años se despidió de la familia cardenal y salió por la puerta grande, como lo hacen los mejores.

Camilo Vargas será presentado oficialmente como nuevo jugador de Nacional el 8 de enero de 2015. / Luis Ángel

 Había llegado a la institución capitalina en 2007, y aunque le costó adaptarse y ganar un lugar en la titular del equipo albirrojo, poco a poco fue demostrando su gran nivel.

Con Santa Fe consiguió la Copa Postobón en 2009, la Superliga en 2013 y las Ligas de 2012-I y 2014-II. Esta última hace apenas ocho días, ante el Medellín, siendo la gran figura de la final.

A pesar de su salida, y con el dolor por irse del equipo de sus amores, con el que ganó cuatro títulos en el fútbol colombiano, el portero bogotano se despidió de la institución roja mediante una carta. “Con el dolor de hincha, pero con el profesionalismo que siempre me ha caracterizado, me marcho orgulloso de haber pertenecido a una institución tan noble como Santa Fe, en donde no sólo me formé como futbolista, sino que aprendí los valores que me enseñaron a ser mejor persona y compañero”, escribió Camilo Vargas.

“Me voy con la satisfacción del deber cumplido después de siete años de trabajo en donde pude aportar positivamente al equipo para obtener cuatro títulos. Gracias a toda la hinchada albirroja por tanto cariño que me expresaron a lo largo de mi carrera, porque seguramente sin ustedes no tendríamos el aliento para salir a entregarlo todo cada 90 minutos y lograr así los objetivos. A los directivos, cuerpo técnico y compañeros de Santa Fe que siempre estuvieron para darnos la mano y demostrar que se puede revivir la historia de gloria para Independiente Santa Fe”, agregó.

“En este momento el fútbol me brinda la oportunidad de tomar decisiones y asumir nuevos retos para continuar creciendo personal y profesionalmente. Soy y seré siempre hincha de Santa Fe. Los llevo en el corazón”, finalizó el bogotano de 25 años.