Ximena Restrepo: la única medalla colombiana en los Olímpicos de Barcelona 1992

Esta paisa de 47 años se convirtió en el centro de atracción de estas olimpiadas cuando sus zancadas fueron suficientes para romper las expectativas de todos y lograr llegar a la meta en tercer lugar. Consiguió darle a Colombia una presea de bronce.

Ximena Restrepo fue la gran sorpresa de Colombia en atletismo en los Olímpicos de Barcelona 1992. Archivo - El Espectador
Ximena Restrepo fue la gran sorpresa de Colombia en atletismo en los Olímpicos de Barcelona 1992. Archivo - El Espectador
Corría el año de 1992 y el mundo se estaba preparando para los olímpicos de Barcelona. Las ilusiones de los colombianos estaban puestas sobre la selección de fútbol masculina, dirigida por Hernán Darío Gómez, que se perfilaba como la posibilidad más cercana de ganar una medalla olímpica, y por qué no, de oro. 
 
Los demás competidores que iban a representar a Colombia llegaban en completa discreción. Los focos de las cámaras de algunos medios nacionales se centraron en ellos una vez la selección de fútbol masculina fracasó. La esperanza se había desvanecido y las personas creían que en esta versión de los olímpicos la delegación colombiana iba a regresar con las manos vacías. 
 
Hasta que sucedió el milagro de Barcelona 1992. Desde el 1 de agosto se escuchaba el nombre de Ximena Restrepo, una paisa de 23 años, que se perfilaba como la promesa del atletismo. Ese día debutó en los juegos olímpicos y en su serie fue segunda con 52.34 segundos, quedando detrás de la estadounidense Natasha Kaiser. 
 
Al día siguiente se disputaron los cuartos de final y Ximena sorprendió al mundo con su registro, sólo tardo 50.63 segundos en cruzar la meta. Fue el mejor tiempo entre las participantes de esta justa. Luego, en el siguiente encuentro, pasó a la final con 49.64 segundos superando las expectativas de muchas personas y venciendo a la rusa Olga Bryzgina, quien había sido campeona en Seúl 1988. 
 
Se acercaba el 5 de agosto y los colombianos tenían sus ojos puestos en Ximena. Los corazones latían más rápido, los nervios eran protagonistas. Estaba en el sexto carril, el que no le gustaba para nada, pero el que prometía dejar una huella. Sonó el pito inicial que anunciaba el comienzo de la carrera, Ximena se demoró en salir y su mayor rival, la francesa María José Perec, arrancó lo más rápido que pudo. 
 
El panorama no era nada alentador, pero por las marcas de los anteriores días la probabilidad de ganar alguna medalla era grande. La carrera avanzaba y Ximena tambaleaba entre el tercer y cuarto puesto. Cada vez eran menos los metros que quedaban para cruzar la meta y la rusa Olga Nazarova amenazaba con quitarle la posibilidad de subirse al podio. 
 
Al fin la paisa había cruzado la meta superando por segundos a la rusa. Tardo 49.64 segundos, los suficientes para ganarse la medalla de bronce en la prueba de atletismo de 400 metros. Fue tan buen tiempo que logró superar la marca suramericana que había logrado dos días antes. 
 
Fueron los 50 segundos más largos de los colombianos que presenciaron esta hazaña. Nunca antes en la historia de Colombia en los olímpicos algún atleta había logrado llegar a una final de atletismo. Ximena ese día hizo historia en el estadio Olímpico de Barcelona al ser la única colombiana que tuvo medalla en los Olímpicos de Barcelona 1992. 
 
En aquel momento entendió el por qué su mamá la bajaba de su caballo Minero. "Varias veces tuve que llevarla a entrenar regañada. Yo me cerré a la banda de que ella tenía que ser atleta. Las condiciones se le veían por encima. Ella quería ser equitadora y tuve que pelear a brazo partido para que se bajara de su caballo que adoraba desde los tres años. Tuvimos muchas peleas para que se decidiera por el atletismo", comentó su madre María Victoria Gaviria a El Espectador en 1992.
 
Desde los 13 años se perfilaba como una gran atleta, no sólo su físico la ayudaba sino también su disciplina y atención a las instrucciones de entrenamiento. En los años siguientes se dejó convencer de su madre y de las personas que la conocían para que practicara atletismo. Iba muy puntual a todos sus entrenamientos y su progreso se empezó a notar cuando adquirió un veloz despegue único, que la convirtieron en la esperanza de este deporte. 
 
Para 1984, cuando tenía 15 años, conoció a la persona que le cambió la vida. Emperatriz González, monitora de la Liga de Atletismo de Antioquia, empezó a entrenarla y a transformarla en la mejor atleta de Colombia. Ese año logró ser cuatro veces campeona de los Juegos Intercolegiados de Medellín, representaba a su colegio Marymount de esta ciudad, en la categoría de menores por 100 y 200 metros y en los relevos de 4x100 y 4x400. 
 
Con estos títulos y a su corta edad se convirtió en la mejor velocista del país. Su rendimiento la llevó a ser parte del seleccionado nacional de atletismo y participó en los Juegos Bolivarianos de Ecuador. Aquí ganó tres títulos. Sin embargo su prometedora carrera se comenzó a apagar por una lesión y de aquella veloz y segura mujer que participó en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 no quedó mucho.  
 
“Tenía sólo 23 años cuando gané la medalla y pensé que iba a poder seguir corriendo muy bien y lamentablemente no se dieron las cosas, me lesioné y nunca pude volver a correr como lo hice en Barcelona. Sin embargo, yo seguí entrenando y compitiendo”, afirmó Ximena a este medio. 
 
Su retiro llegó cuando tenía 30 años al quedar embarazada de su hija mayor Martina, quien en la actualidad tiene 17 años. “Era suficiente, no me podía ir a Europa tanto tiempo a competir tenía una niña chiquita y los resultados no eran los que esperaba. Se juntaron varias cosas y decidí retirarme”, concluyó.  
 
En la actualidad, vive en Chile con su esposo y sus dos hijas. Dedica su tiempo a promover el deporte y está siendo entrenadora de nutrición. Trabaja con la Organización Deportiva Suramericana (ODESUR) en la parte técnica y ayudando a la estructura de los juegos suramericanos que serán en Cochabamba, Bolivia, en 2018. Además, colabora en los Juegos Olímpicos de la Juventud que se celebrarán en Santiago de Chile el próximo año. 

644745

2016-07-22T12:37:37-05:00

article

2016-07-22T12:38:20-05:00

none

Paula Andrea Casas Mogollón

Deportes

Ximena Restrepo: la única medalla colombiana en los Olímpicos de Barcelona 1992

81

6645

6726

Temas relacionados