El amor en las calles de Bogotá

Juntar los labios con los de otra persona, en la calle, es otra forma de tomarse el espacio público. En varios recorridos, buscamos parejas que estuvieran dispuestas a inmortalizar el instante en que se aíslan del entorno y se funden en un diálogo corporal del que no quieren escapar.

Foto: David Schwarz

En el mirador de la calera. A través de una aplicación de citas, Shelbie Dimond y Camilo Céspedes se conocieron en Los Ángeles, California. Están en Colombia, porque aquí quieren echar raíces. Aunque Shelbie no habla español, este patinador está dispuesto a acompañarla en su aventura.

Cada beso tiene un significado único. Hay unos que se propinan espontáneamente y también existen los que andan perdidos en el futuro, aguardando su turno. Solo un puñado descansan en la memoria, o quizás descansan muchos. En cualquiera de los dos casos, al evocarlos, nos conectamos con ese instante en el que la entrega es total al poderoso instinto. 

 

_DMS6161

Parque Nacional. Camila Rivera confiesa que la intensidad y el interés constante de Angie Castro allanaron el camino para que hoy tengan una relación. Llevan dos años de noviazgo, las une su interés por el diseño de modas.

“En el beso es fundamental que se dé con muchas ganas y mucha pasión, que le transmita deseo a la otra persona, sin decir una sola palabra. Después de eso se debe ser muy creativo, es clave saber dónde y cuándo lamer, morder, succionar, acariciar y chupar, para que la magia sea cuestión de dos”, dice el sexólogo Ezequiel López Peralta. Nadie puede vivir sin besar o, para ser más claros, el que vive sin dar ni recibir besos es un poco menos feliz. 

 

_DMS5903

Parque de Usaquén. Constanza Gutiérrez y Miguel Ángel Rodríguez se cruzaron en el 2016, en un cine foro, en la Biblioteca
Municipal de San Francisco, Cundinamarca. La actriz trata de alejarse de los estereotipos perfeccionistas que puedan sofocar el noviazgo, mientras que este director de teatro procura disfrutar al máximo la llama que los envuelve cuando están cerca.

Según la filematología, la ciencia que estudia las reacciones que se producen en el cuerpo cuando se da un beso, el impacto de los labios reduce los niveles de estrés y libera la oxitocina, la hormona encargada de acelerar el corazón. Quizás este efecto sirva para ponerle palabras a lo que experimentamos en ese instante en el que bulle nuestra individualidad a través del contacto con otro ser.

 

_DMS5917

Zona T. Miguel Pardo y Natalia Sepúlveda se saludaron por primera vez hace 7 años, en La Guajira. "El secreto de una  relación estable y duradera es darle gusto en todo", afirma él. Para Natalia, la clave está en la paciencia y la capacidad de entender al otro sin renunciar a su individualidad.

Para López Peralta, es necesario revindicar el beso, disfrutarlo porque no es un elemento más del paisaje cotidiano. A su consideración es “la herramienta erótica más importante que tenemos y está subestimada, no la utilizamos en su máxima potencia. El beso genera endorfinas, adrenalina, dopamina, una serie de químicos que generan deseo, placer y excitación sexual”. 

 

_DMS6133

Parque El Virrey. Alonso de Jesús y Graciela Casas llevan más de medio siglo juntos. Aunque no fue amor a primera vista, pronto se encendió la chispa. Alonso recuerda que empezaron en sus veinte. Coinciden en que la base de su largo matrimonio ha sido su sentido de compromiso y responsabilidad.

Quisimos explorar en algunas parejas bogotanas el viaje poderoso que entraña cada uno. En la búsqueda encontramos novios y novias que, sin temor ni vergüenza, accedieron a compartir su historia. Fuimos al centro, a los cerros, la zona T y a Usaquén. Los relatos breves que presento a continuación tienen una pretensión esquiva, pero no imposible: tratar de detener el presente, congelarlo, intentar fijar los recuerdos con una foto que exprese en su máxima dimensión un par de bocas en comunicación, sin que exista nada más alrededor que dos personas atraídas por la fuerza del deseo.

 

_DMS6223

Barrio La Soledad. Juan Diego Pardo y Carlos Combita se conocieron en TransMilenio, rumbo a una fiesta, por medio de un amigo en común. El amor y la confianza los ayuda a construir un vínculo fuerte, a prueba de prejuicios. “Besarlo me llena de tranquilidad”, dice Carlos.

 

820335

2018-11-20T11:00:16-05:00

article

2018-11-20T11:52:39-05:00

mcamacho_250931

director-invitado-andres-cepeda

Juan Camilo Yepes

Cromos

El amor en las calles de Bogotá

32

6407

6439