"El espacio es mi frontera"

La soprano, actriz y bailarina británica regresó de los estudios de grabación con ‘Dreamchaser’

La soprano Sarah Brightman asegura que gracias a la danza y a la actuación maneja mejor las dimensiones de la tarima.  / Cortesía Universal Music
La soprano Sarah Brightman asegura que gracias a la danza y a la actuación maneja mejor las dimensiones de la tarima. / Cortesía Universal Music

Dos obsesiones rondan la cabeza de Sarah Brightman desde los años 60. Por un lado, quería ser soprano para contar historias dramáticas a través de la música. Ese sueño lo logró. Por el otro, fue testigo del paso gigante del hombre en la Luna y quiso repetirlo. Aún tiene ese punto pendiente, pero, según sus cálculos, podrá tacharlo en 2015, porque piensa emprender un viaje al espacio.

Mientras lleva a cabo su máximo deseo orbital, la soprano, actriz y bailarina británica regresó al estudio de grabación para producir Dreamchaser, álbum que acaba de publicar y que ya es éxito en la escena clásica crossover.

Su álbum ‘Dreamchaser’ aparece después de cinco años de haber publicado ‘A Winter Symphony’. ¿Cómo fue la experiencia de regresar a los estudios?

Me gusta mucho trabajar con lo sutil, y algunas veces eso se desprende de situaciones particulares que me pasan. En los últimos años me he dedicado a recopilar información y he podido entender mejor mi entorno. De la comprensión paso a la inspiración y voy ubicando una serie de piezas que evolucionan de forma increíble. Eso fue lo que quise mostrar en este álbum y todo el equipo entendió muy rápido el concepto espiritual que quería.

¿Ese carácter espiritual la llevó a escoger el sencillo ‘Angel’?

Quería reflejar mi niñez durante los años 60, y Angel me daba esa oportunidad. Mi intención era plasmar las sensaciones de una vida joven, en la que me sentía protegida por los adultos que me ayudaron a forjar mi carácter actual.

Durante sus años de adolescencia participó en los grupos Pan’s People y Hot Gossip. ¿Cómo se sintió en ellos?

Tengo un muy buen recuerdo de mi adolescencia. Fui muy feliz al ser parte de esos procesos cuando tenía 13 años. Para mí era pasarla bien. Amo ese trabajo adolescente, llevo muchos años trabajando y nunca he sentido tanta libertad para hacerlo como en ese entonces. Me divertía mucho, pero con el tiempo mi trabajo se ha vuelto cada vez más serio.

Usted ha compartido escenario con José Carreras, Plácido Domingo y Andrea Bocelli. ¿Qué le han enseñado?

Son grandes cantantes, y lo que he aprendido de trabajar con ellos es que cada cantante es único, cada quien tiene su marca personal. Ellos me enseñaron también que la pasión es una de las llaves fundamentales para el canto. Cuando uno tiene pasión, eso se traduce en energía en el escenario, eso le da permanencia al arte.

Usted es cantante de ópera, pero también aborda canciones de corte popular. ¿En qué escenario se siente más cómoda?

No lo sé. Depende mucho de con quienes esté trabajando. Amo la música, considero que tengo un gusto bastante variado, me gustan muchas cosas de diferentes áreas y esa diversidad me hace mucho bien.

¿Qué tan difícil ha sido desarrollar simultáneamente sus actividades como soprano, actriz y bailarina?

Empecé a ser bailarina mucho antes de ser cantante, en una etapa muy temprana. Después se fueron desarrollando de manera simultánea. La danza me ha hecho más fuerte en el escenario. Ahora soy más completa ya que tengo muy interiorizadas sus dimensiones. Ser actriz ha sido mi soporte para comunicarme mejor, para entender las emociones en el texto.

¿De qué manera ha sentido el cambio de la industria musical desde el lanzamiento de su primer disco, ‘The Trees They Grow So High’, en 1988?

Las personas del mundo de la industria musical están sufriendo para sobrevivir en un escenario muy competitivo. Hasta el momento no se puede sacar una conclusión exacta sobre lo que pueda pasar con la música. Creo que los artistas están tratando de seguir con sus carreras desarrollando alternativas para subsistir.

¿Sigue en pie su idea de ir al espacio en 2015? ¿Desde hace cuánto la tiene en mente?

Desde la década de los 60 tengo esa obsesión. Yo tenía mi televisión en blanco y negro y quedé encantada al ver la llegada del hombre a la Luna. Esa imagen se quedó en mi cabeza y en mi corazón. Desde entonces, el espacio me ha inspirado y me ha llevado a buscar y conocer más sobre los planetas. La Luna y el espacio deben ser más explorados. El espacio es mi frontera.