La tercera es la vencida

La duquesa de Alba contrajo matrimonio con Alfonso Díez en una ceremonia íntima.

Con pasos alegres y gesto de felicidad, la duquesa de Alba salió bailando sevillanas de la capilla del Palacio de Dueñas al ritmo del grupo Siempre Así, tras haber contraído matrimonio con Alfonso Díez en una ceremonia oficiada por su amigo personal, el párroco Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp.

A la boda asistieron sólo los más allegados de la pareja, manteniendo el carácter íntimo de la ceremonia que deseaban. Cuatro de los seis hijos de la duquesa estaban presentes, ya que la menor, Eugenia, fue ingresada ayer en una clínica de Madrid debido a un brote de varicela, mientras que Jacobo no viajó a Sevilla alegando un viaje inaplazable.

Esta es la tercera boda de Cayetana Fitz-James Stuart. La primera, en 1947, se realizó en la catedral de Sevilla. Doña Cayetana contrajo matrimonio con el aristócrata Luis Martínez deI Rujo, en un enlace organizado por el padre de la duquesa. La segunda, en 1978, se realizó cuando la duquesa tenía 50 años, y abandonó su estado de viudez para casarse con Jesús Aguirre, entonces director general de Música y quien había abandonado el sacerdocio por una crisis interna, más no de fe, como asegura el diario El País de España. Esa vez el enlace fue celebrado en el palacio de Liria.

La boda con Alfonso Díez despertó muchas polémicas por la diferencia de edad entre los esposos. Ella, de 85 años, y él de 60. La novia, con cara de ilusión, demuestra un amor genuino, pero los más escépticos rumoran interés.

Díez fue un funcionario de la Seguridad Social por casi 30 años. Se dice que el viernes pasado se fue del trabajo sin despedirse de sus compañeros. Ahora se radicará en el Palacio de Dueñas y disfrutará de las comodidades de la nobleza, lejos del papeleo burocrático y los afanes de escritorio.

El “sí quiero” es ya un hecho en esta historia de amor que ha tenido que franquear la aceptación de familiares y allegados. La duquesa es ahora señora de Díez.

Temas relacionados