6 Nov 2019 - 7:48 p. m.

Abriendo caminos para la discapacidad en el mundo empresarial

La activista europea Caroline Casey está por cumplir un año desde que lanzó ‘The Valuable 500”, una campaña global para lograr que las empresas con mayor reconocimiento en el mundo incluyan, como parte de su estrategia institucional, a personas con algún tipo de discapacidad.

Lorena Arboleda Zárate / Inglaterra

Aunque nació “legalmente ciega”, Caroline Casey no se enteró de su condición médica sino hasta cuando cumplió 17 años.  En una visita que hizo al oftalmólogo el mismo día de su cumpleaños, sus padres le confesaron que habían decidido ocultarle la discapacidad con la que había nacido y que ella se rehusó a aceptar por poco más de 10 años. “Para ese entonces, el mundo no estaba listo para incluir a personas con algún tipo de discapacidad”, cuenta esta activista irlandesa a El Espectador. “Pero, además, ellos sabían que tenían que hacer de mí una persona fuerte y por eso tomaron la decisión de ocultarme la discapacidad que tengo. Ahora, estoy segura, usarían una estrategia distinta”, relata Casey, hoy de 48 años. 

Casey fue diagnosticada con ceguera legal –término médico con el que se le conoce a esta enfermedad- a los seis meses de nacida, cuando le fue descubierto albinismo ocular, una condición genética que causa pérdida de visión permanente a pesar de que use gafas o lentes de contacto para corregir el defecto visual. Así lo hizo durante varios años, incluso después de que se enteró de su condición. Eso no implica, sin embargo, una pérdida total de la visión pues todavía puede reconocer las formas de los objetos que la rodean, los rostros de las personas cuando están cerca de ella –su visión le permite hacerlo hasta a 60 centímetros de distancia- pero más lejos de eso, según ella misma lo describe, es un mundo dibujado con vaselina.

Comparte: