Personajes del año

Aguacate hass, la historia de exportadores pioneros

Cartama y Westsole fueron las dos empresas que lograron mandar a Estados Unidos las primeras 34 toneladas de aguacate hass cultivado en Colombia.

Pedro Aguilar (izquierda), de Westsole Fruit Colombia, y Ricardo Uribe, de Cartama.El Espectador

Desde hace un mes un nuevo producto colombiano se consume en Estados Unidos: el aguacate hass. Se mandaron solo 34 toneladas al puerto de Long Beach, en California, por lo que todavía no compite con las exportaciones de café, rosas o con los otros grandes productos agrícolas del país. Pero se trata del primero paso para que los productores colombianos comiencen a competir por la torta de más de más US$2.000 millones, que actualmente está dominado en un 90 % por México. (Lea "Viaje al corazón de la producción de aguacate hass")

Fueron Cartama y Westsole Fruit Colombia las dos empresas que lograron penetrar el mercado estadounidense, los que llevaron sus cosechas a las vitrinas de WallMart, la principal cadena de supermercados de Estados Unidos. Ambas compañías tienen sus principales cultivos en el eje cafetero (en donde la altura y el suelo es ideal), y hasta hace poco la mayor parte de su producción se dirigía a Europa.

Cartama nació en el año 2000, y desde el 2007 se metió al negocio del aguacate hass. Sus primeros cultivos comenzaron en Antioquia (en Rionegro y Anserma), y ha venido abriendo nuevas operaciones (cultivos y plantas empacadoras) en el eje cafetero (Caldas y Risaralda). Por su parte Westsole es una comercializadora internacional que tiene en Colombia 100 productores asociados y también cuenta con cultivos propios. La firma (westsole) nació en 2011 con capital colombiano y con una inversión conjunta de reconocidas empresas del sector: Westfalia (de Sudafrica), Subsole (de Chile). (Lea "Salió primera exportación de aguacate hass hacia Estados Unidos")

Hasta noviembre la producción de estas empresas se dirigía a destinos como Países Bajos, Reino Unido y España. Pero fue precisamente la experiencia exportadora de las compañías y sus respectivos contactos les permitió lograr las certificaciones estadounidenses en un periodo muy corto de tiempo, en algunos casos en menos de un mes.  

Ricardo Uribe, gerente de Cartama, explicó que “la idea de cultivar aguacate hass la tuvo mi papa luego de un viaje a Chile, viendo la oportunidad de que Colombia por su posición podía competirle a México (el principal productor). Aunque tenemos tradición agrícola, pues también tenemos cultivos de flores (que los maneja mi hermano), nos tomó más de ocho años aprender a cultivar este producto en Colombia. Cometimos todos los errores posibles: elegimos mal el suelo, dejábamos filtrar demasiada agua, nos tardó tiempo entender las condiciones de pearmibilidad que debía tener la tierra, etc”.

Uribe agrega que tuvieron “que visitar varios cultivos, en diferentes países del mundo, para entender las técnicas que requiere el aguacate hass, y después de unos años encontramos en eje cafetero el lugar propicio para tener buenos cultivos.  Si bien comenzamos vendiendo nuestras cosechas a nivel local, notamos que aquí las personas están muy apegadas al aguacate de piel verde. Por lo que las verdaderas oportunidades las encontramos en el exterior, en donde mandamos ahora toda nuestra producción”.

Por su parte Pedro Aguilar, presidente de Westsole Fruit Colombia, indica que “si bien el aguacate se da de forma natural en Colombia, los desafíos con los que lidiamos son los problemas típicos de la agricultura en Colombia: que se produce en el trópico, que tiene un riesgo mayor en termino de pestes e insectos; un alto régimen de lluvia, que a veces puede ser difícil de manejar; las pobres vías de acceso que dificulta sacar el producto; la inseguridad, pues en algunas zonas del país sigue siendo un incertidumbre. Pero de todas formas creo que el país puede cultivar un aguate hass como el de México”.

Asimismo, Aguilar celebra reconoce “el trabajo que realizó el Gobierno colombiano por gestionar la entrada de este producto, políticas así es las que nos van a llevar hacia una verdadera diversificación de las exportaciones colombianos. Estados Unidos es obviamente un destino que nos interesa, debido al tamaño de su mercado creemos que cambiará el portafolio exportador de aguacate hass colombiano”. (Vea "Aguacate hass, una alternativa para los cultivos ilícitos y la escasez de mano de obra")

Tanto Cartama como Westsole invertirán para aumentar la producción de aguacate hass, lograr más certificaciones (de plantas y cultivos) y en consecuencia aumentar sus exportaciones a Estados Unidos. De hecho, la apuesta de ambos es que en el primer trimestre de 2018 se logre mandar un nuevo lote de por lo menos el mismo tamaño que el anterior (34 toneladas). Es por esto que no le debe sorprender si se encuentra comiendo un guacamole en California, y que de repente les sepa a tierras colombianas.