Alianza entre Antillana y South Wind busca aumento en consumo de pescados ahumados en Colombia

Tras empezar a comercializar la nueva línea de ahumados, las dos compañías esperan un crecimiento de más de dos dígitos.

El convenio entre las dos compañías brindará más de 10 productos en el mercado colombiano.Pixabay

En 2018, Antillana logró $19.060 millones en margen bruto, lo que le generó un crecimiento de un 15,9 %, con respecto a 2017. Para continuar con ese aumento, la compañía colombiana especializada en el procesamiento y comercialización de pescados se alió con la empresa South Wind para incrementar el consumo de pescado ahumado en el país. 

"Nos dimos cuenta de que la cantidad de ofertas en otros países sobre ahumados eran muy amplias, con mucha exhibición y productos, pero vimos que en Colombia el desarrollo del ahumado era muy bajo. Además, este tipo de comida tiene grandes ventajas porque es comida saludable y tiene múltiples ocasiones de consumo, especialmente, en personas que no tienen tiempo", contó Eric Luc Thiriez, gerente general de Antillana, empresa que comenzó hace más de 30 años sus operaciones siendo solo exportadores y desde hace 20 años entraron en el mercado colombiano vendiendo productos de fácil preparación.

Lea: Cinco productos agropecuarios cuyo consumo puede aumentar

De acuerdo con la más reciente medición de Nielsen, Antillana alcanzó el 45 % del mercado en la categoría salmón ahumado. Aunque siempre han ofrecido ahumados, la compañía comenzó un proceso de investigación sobre esos productos y su consumo en otros países. Notaron la gran oportunidad que tenían de ampliar el mercado en Colombia. "La alianza nos permitirá llevarle al consumidor colombiano grandes alternativas, pues en el país el consumo bajo se debe a que no hay ofertas ni conocimientos", agregó Thiriez.

Además, el convenio que brindará más de 10 productos en el mercado colombiano buscará el desarrollo de una categoría que pocos consumidores conocen a profundidad, poner a South Wind como referente regional en el desarrollo de carpaccios y salmones ahumados y demostrar las capacidades de Antillana como marca líder experta en el procesamiento y comercialización de productos de mar en Colombia.

“En South Wind hemos visto cómo la categoría de salmones ahumados y carpaccios se ha desarrollado en los países de Latinoamérica, Europa y Estados Unidos. El potencial que esta tiene en Colombia es crecer a través del mayor conocimiento de los consumidores, un mayor portafolio de productos en el segmento y un incremento hacia la oferta del sector gastronómico. Queremos ofrecerles productos listos para el consumo”, dijo Valeria Auda, directora de South Wind.

Estos productos se hacen en Chile, pero en Colombia se les realiza el acondicionamiento final para luego ofrecerlo en los supermercados y otro enfoque de la alianza es empezar a ofrecerlos en sector institucionales como restaurantes y hoteles. Tras empezar a comercializar la nueva línea de ahumados, las dos compañías esperan un crecimiento de más de dos dígitos.

Sin embargo, el actual gobierno cree que en la pesca nacional hay un consumo potencial para hacer crecer ese mercado. Actualmente hay cerca de siete kilos anuales, está muy lejos del promedio mundial de 20 kilos por persona al año, según la FAO. Según el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, se busca que entre los diferentes eslabones se logre planificar y usar de forma eficiente los recursos, reducir la volatilidad de los precios, fomentar el desarrollo tecnológico en la producción y mejorar la calidad de los productos.

Esto último ayudaría a que los hogares colombianos incluyan más el pescado en su dieta durante todo el año y no solo en Semana Santa, temporada en la cual se calcula que el consumo de productos provenientes de la pesca y la acuicultura llega a 17.000 toneladas. El sector podría aprovechar el aumento del consumo de proteína animal que ha habido en el país durante los últimos años.

En cuanto a temas de sostenibilidad, las compañías trabajan en la reducción de plástico, en el empaque y la presentación. "Utilizamos el plástico estrictamente necesario para la protección de nuestros productos. Respetamos los momentos de veda, las tallas mínimas y especialmente, promovemos el consumo de productos de temporada para no presionar la especie", puntualizó el gerente de Antillana.