Arroceros anuncian paro si no logran consenso con el Gobierno

Los productores sostienen que se les ha incumplido el incentivo al almacenamiento del cereal, que inicialmente buscó evitar una sobreoferta.

Productores de las zonas que representan el 95% del área arrocera del país se unirán a un paro indefinido a partir del próximo 6 de junio. Así lo anunció Dignidad Arrocera, que sostiene que durante el primer semestre de este año ha habido un incumplimiento por parte del Gobierno con el incentivo al almacenamiento del cereal, que también debe ser pagado en la segunda mitad del año.

Durante 2016 y 2017, tanto el Gobierno como representantes del sector han destacado el bueno comportamiento de las cosechas de arroz, que han alcanzado niveles “históricos”, según el Ministerio de Agricultura, y que ponen a pensar al país en una autosuficiencia en materia de abastecimiento del cereal.

Sin embargo, la situación avivó temores de una sobreoferta, y por eso el año pasado el Gobierno anunció el incentivo al almacenamiento de arroz, inicialmente de unas 500.000 toneladas para el segundo semestre de 2016, con el objetivo de normalizar o generar estabilidad en la oferta.

Ahora los productores denuncian una “reducción injustificada del precio al grano que representa costos de producción superiores a los ingresos”. Por eso, este martes se inició una reunión entre estos productores y el Ministerio de Agricultura para llegar a soluciones y evitar el cese de actividades, que según fuentes consultadas por El Espectador, no dejó consensos. La reunión continuaría mañana.

Los agricultores que se unirían a la protesta, según acordaron el pasado 11 de mayo, pertenecen a los departamentos de Meta, Huila, Tolima, Sucre, Arauca, Casanare y Norte de Santander y la Región Caribe. De acuerdo con lo anunciado, la manifestación se movilizará hasta la capital de la República.

Según Roberto Botero, representante de Dignidad Arrocera ante el Consejo Nacional del Arroz, el movimiento “hace un llamado a la industria, para que se sume a las soluciones, pues estas deben ser aceptadas por el triángulo conformado entre industriales, productores y ministerio, dado que, desde el segundo semestre del año 2015, los precios al productor por las resoluciones de Minagricultura, no se han incrementado”.

El movimiento explicó a través de un comunicado que “una de las preocupaciones del gremio es que los costos de producción suben y por el contrario, en zonas como la de los llanos orientales, los agricultores se vieron obligados a soportar una reducción del ​4,55% en el precio del 2016, al compararlo con el de 2015”.

Y concluyó: “Aunque las políticas implementadas han permitido una estabilidad en el sector, y los productores están de acuerdo con las soluciones que el ministro y viceministro vienen planteando en el consejo del arroz, relacionadas con la garantía de absorción de la cosecha que resta del año y unas  condiciones de comercialización justas, no son suficientes para superar la crisis”.

Temas relacionados