FED reactiva ayudas a la economía

Ya había anunciado que mantendría bajas las tasas de interés.

La Reserva Federal (Fed) estadounidense anunció este martes que reanudará algunas medidas de apoyo a la economía, a fin de sostener el ritmo de la recuperación, que según el banco central "se desaceleró".

"El ritmo de la recuperación de la actividad y del empleo se desaceleró en los últimos meses", constató la Fed en un comunicado emitido al término de su reunión de política monetaria.

Como se esperaba, el banco central mantuvo sin cambios su tasa directriz, cercana a cero desde diciembre de 2008 y reiteró que prevé mantenerla en ese nivel todavía por largo tiempo.

Su evaluación más negativa sobre la coyuntura que en las anteriores reuniones llevó a la Fed a reanudar las medidas que había suspendido al principio del año.

La Fed anunció que cada vez que lleguen a su madurez los títulos relacionados con el sector inmobiliario en su poder, reinvertirá el monto obtenido de su venta en la compra de títulos de deuda del Estado Federal (bonos del Tesoro).

A principios de agosto, la Fed detentaba cerca de 1,2 billones de dólares en títulos de deuda hipotecaria.

"Antes de esta nueva decisión del FOMC, el balance debía reducirse en cerca de 200.000 millones de dólares anuales", según Stephen Gallagher y Aneta Markowska del banco Societe Generale.

Ello debería estimular el moribundo mercado inmobiliario, señalan los analistas.

La Fed también anunció que mantendrá el nivel de los títulos de deuda del Estado Federal que detenta. Pero esta medida se volverá cada vez menos preponderante en el sector del financiamiento inmobiliario, en favor de la deuda pública.

Tales medidas están destinadas a neutralizar el ajuste monetario que provocaría la madurez de algunos títulos en poder del banco central.

"El objetivo de esta política es mantener a un nivel constante el valor nominal de los títulos nacionales retenidos en la cuenta del mercado de la Reserva Federal (SOMA). Los haberes de títulos nacionales de esta cuenta alcanzaban un total de aproximadamente 2,05 billones de dólares el 4 de agosto de 2010", precisó la Fed en otro comunicado.

"El cambio de política refleja una clara revisión a la baja de la evaluación de la economía por parte de la Fed", dijo Ian Shepherdson de High Frequency Economics.

Cuando un banco central vuelve a comprar títulos financieros a los bancos, como estos títulos de deuda pública, permite que los bancos obtengan una liquidez que espera luego sean reinyectadas bajo forma de préstamos en el circuito económico.

Otros analistas consideraron que esta decisión, que no consiguió la unanimidad en el seno del Comité de política monetaria, es poco ambiciosa.

"Los responsables de la política monetaria nacional tomaron el camino del medio entre no hacer nada o aumentar la flexibilidad cuantitiativa" explicó Steven Ricchiuto, de Mizuho Securities.

Para Joel Naroff, de Naroff Economic Advisors, aunque la Fed reinyecte sumas enormes en el sistema bancario, este "ya tiene los fondos para prestar, pero los bancos son reticentes o incapaces de encontrar préstamos interesantes".

La Fed lanzó la compra de esos bonos del Tesoro por 300.000 millones de dólares en marzo de 2009, y luego, en otoño, la suspendió. La compra de títulos asociados al sector inmobiliario duró, por su parte, desde la primavera de 2009 a la primavera del 2010.

Como en anteriores reuniones, la resolución del Comité de política monetaria (FOMC) fue aprobada por todos sus integrantes, con la excepción del presidente de la Fed de Kansas City, Thomas Hoenig.