Desmonte del cuatro por mil no puede ser gradual: banqueros

Un eventual marchitamiento del impuesto a las transacciones financieras solo se sentiría a partir de 2012.

La presidenta de la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras (Asobancaria) María Mercedes Cuéllar, dijo que el impuesto del cuatro por mil no se debe desmontar gradualmente, "porque es igual que no desmontarlo".

La respuesta de la dirigente gremial se conoció una vez que el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverri, reiteró que el desmonte del impuesto a las transacciones financieras se hará en un espacio de cuatro años. Asobancaria estima que se hará en algo así como 0,5% por año.

El jefe de la cartera de Hacienda anticipó que la iniciativa para el desmonte del impuesto no se presentará este año a consideración del Congreso. "Sería dos años cuatro, dos años tres, dos años dos y dos años uno y así se elimina gradualmente, de manera que la Nación vaya recomponiendo y compensando esos recursos con crecimiento y con otro tipo de iniciativas".

La presidenta del gremio de los banqueros insistió en que mientras este impuesto no se desmonte "completamente no se producen los cambios que se están buscando lograr".

Consideró que el impuesto del cuatro por mil ha llevado a que cada vez más la gente esté utilizando el efectivo, y se está llegando a niveles de hace 70 años, que es lo que se ha intermediado de alguna manera la economía.

"Creo que uno podría eliminar este impuesto y la misma dinámica que sufriría la formalización sustituiría los ingresos que se podrían dejar de ganar por recaudo", dijo María Mercedes Cuéllar.

Admitió que el cuatro por mil "es un impuesto que le causa tanto daño a la economía por estar metido en todas las transacciones (financieras), por llevar a la informalidad".

Consideró que dentro de los aspectos que se tiene que tener en cuenta que no es nada complicado para el lavado de activos y para lo que tiene que ver con el narcotráfico y las financiación del terrorismo que "manejar una economía que funcione en efectivo".

Insistió en que cuando todo el mundo está acostumbrado a operar en efectivo es muy fácil. "En cambio si las transacciones tiene que realizarse por el sistema financiero es mucho más complicado por que se sabe a quién le gira los recursos, de dónde salen y a dónde llegan.

"En la medida que se tengan todos estos estímulos a usar el efectivo pues también hay un costo, por ejemplo del sistema financiero, muy grande para vigilar el lavado de activos", explicó la presidente del gremio de los banqueros.

El largo plazo de Minhacienda

El ministro de Hacienda dijo que estamos mirando todo el plan a largo plazo. "Con el Plan de Desarrollo con el liderazgo de Planeación, vamos a tener el plan fiscal a los cuatro años. De manera que hasta 2014 vamos a tener un plan de reducción de otros gastos; vamos a tener otros ingresos ya de entrada conseguimos la disminución de exenciones que entre 3,5 y 4 billones (de pesos)".

 

últimas noticias