Proyecto para Formalización y Primer Empleo, es modesto: Fedesarrollo

Suprimir temporalmente parafiscales a microempresas en el pasado, no dio los resultados esperados, dice informe.

Al tiempo que reconoce la buena intención de la iniciativa, Fedesarrollo advierte que el Proyecto de Ley de Formalización y Primer Empleo aparece como modesto pues "parte de la infortunada restricción política de que los parafiscales son poco menos que inamovibles".

El informe de Fedesarrollo indica que "no es mucho el empleo y la formalización laboral que generaría una propuesta", como la revelada por el Gobierno.

Reitera que en lugar de suprimir los parafiscales, simplemente los elimina para algunas las micro y pequeñas empresas durante cuatro años, "y los compensa temporalmente para algunas otras (aquellas que contraten trabajadores menores a 25 años)".

Recuerda Fedesarrollo que una propuesta como la anterior fue incluida en la reforma de 2003, "con efectos positivos pero modestos".

Insiste en que mientras lo más apropiada sería eliminar las cargas parafiscales y financiar al SENA y al ICBF con cargo a recursos del presupuesto nacional provenientes de la tributación general, "el proyecto de ley parte de la infortunada restricción política de que los parafiscales son poco menos que inamovibles y que lo mejor a que se puede aspirar es a condonarle impuestos a ciertas empresas para así compensar temporalmente su pago de parafiscales".

Para Fedesarrollo habría sido más eficiente y transparente eliminar el pago de parafiscales y utilizar los recursos tributarios que provendrán de eliminar las deducciones por inversión en activos fijos a financiar los programas que hoy día gozan del privilegio de un ingreso parafiscal.

A partir de 2011 los sectores de minería, hidrocarburos y servicios petroleros, electricidad y gas, no podrán deducir del impuesto a la renta su inversión en activos fijos.  En 2011 los demás sectores tendrán un descuento de 10%; entre 2012 y 2016 dicha deducción sólo regirá para inversiones en maquinaria y equipo cuya vida útil no sea inferior a 10 años; finalmente, a partir de 2017 se eliminará por completo esta exención, contempla el proyecto.

Explica el informe que teniendo en cuenta que el costo fiscal de la eliminación de las deducciones es de cerca de 0,8% del PIB (producto interno bruto) y los ingresos por contribuciones parafiscales que reciben el SENA y el ICBF son de un monto similar, se debería considerar la posibilidad de hacer permanente la eliminación de estos gravámenes a la nómina para todos los contratos laborales y financiar los programas de estas dos instituciones con los recursos que llegarán al presupuesto nacional en virtud a la eliminación del incentivo tributario a la inversión en capital fijo.

Temas relacionados

 

últimas noticias

La hora de las startups