Economía de Brasil ha crecido 8,9% este año

El resultado divulgado este viernes estuvo por encima de las previsiones más optimistas.

La economía brasileña creció 1,2% en el segundo trimestre, lo que significa una desaceleración frente al crecimiento del 2,7% del primero, pero acumula una expansión récord del 8,9% en los primeros seis meses del año frente al mismo período de 2009, informó el Gobierno.

En comparación con el segundo trimestre de 2009, el Producto Interior Bruto (PIB) aumentó un 8,8% entre abril y junio, según los datos divulgados por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).
 
Pese a que el propio Gobierno esperaba una desaceleración tras el fuerte crecimiento del primer trimestre, el resultado divulgado este viernes estuvo por encima de las previsiones más optimistas, que apuntaban un crecimiento de hasta el 1%.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, había previsto la semana pasada que la economía crecería entre 0,50% y 1% en el segundo trimestre y había atribuido esa desaceleración al fin de los incentivos fiscales del Gobierno para ayudar a los sectores más afectados por la crisis mundial.

La desaceleración también fue atribuida a la decisión del Banco Central de elevar los tipos de interés para hacer frente a la inflación.

El resultado del PIB en el segundo trimestre confirmó las proyecciones del Gobierno de que Brasil terminará el año con una expansión de hasta el 7%, tras haber sufrido una contracción del 0,2% en 2009 como consecuencia de la crisis.

Según el IBGE, en el acumulado de los últimos doce meses, hasta junio, la economía brasileña creció un 5,1% frente al período julio 2008-junio 2009.

El IBGE informó igualmente que el crecimiento del segundo trimestre frente al primero fue impulsado principalmente por el sector agropecuario, que creció un 2,1%, seguido por la industria (1,9%) y por los servicios (1,2%).
 
El crecimiento del 8,8 del PIB en la comparación con el segundo trimestre de 2009, por su parte, fue impulsado por la industria (13,8%) , seguido por la agropecuaria (11,4%) y por los servicios (5,5%).

La expansión del 8,9% en el primer semestre es la mayor para el período desde 1996, cuando el indicador comenzó a ser medido con los actuales criterios.

El crecimiento semestral fue impulsado por la industria (14,2%) , seguida por la agropecuaria (8,6%) y por los servicios (5,7%).

Los sectores industriales que más se expandieron en el semestre fueron los de construcción civil (15,7%) , industria de la transformación (15,4%) y extracción mineral (13,9%).

En los servicios, los más vigorosos fueron los de comercio (13,5%) , transporte, almacenaje y correo (11,8%) e intermediación financiera y seguros (9,4%).

Uno de los factores que más contribuyó al crecimiento en los primeros seis meses del año fue la formación bruta de capital fijo (inversión productiva) , que, con una expansión del 26,2%, alcanzó su mejor resultado histórico.

El consumo de las familias (demanda interna) , que creció un 8% en el semestre, volvió a destacarse como uno de los principales motores de la economía brasileña y más que dobló el crecimiento del consumo del Gobierno (3,6%).
 
La expansión de la demanda interna y la recuperación de la industria hicieron que las importaciones registraran un salto récord de 39,2% en el primer trimestre, casi cuatro veces el crecimiento de las exportaciones (10,5%).

Temas relacionados