Ley de tierras debe tener ‘buenos dientes' para que sea efectiva

Minagricultura admite que actualmente existen cerca de 1.2 millones de predios informales en el sector rural.

Gremios de la producción del sector agropecuario y organizaciones defensoras de los desplazados consideran que el proyecto de ley de tierras del Gobierno debe tener ‘dientes' para que alcance los objetivos propuestos. De lo contrario se quedará en buenas intenciones, dicen.

La iniciativa del Gobierno del Presidente Santos, que será revelada la tarde del viernes, contempla que la población campesina tendrá mejores posibilidades de acceso a la tierra productiva, para lo cual propone un fortalecimiento de los programas de subsidio directo para la compra de tierras para los campesinos o para trabajadores rurales sin tierra.

El documento del ministerio de Agricultura advierte que el Gobierno ejecutará el esquema de las zonas de desarrollo empresarial, con extensiones de tierra adecuadas a las escalas de producción, para estimular la agroindustria moderna con vinculación de medianos y pequeños productores.

Agilizará los procesos de las convocatorias de tierra del Incoder, para reducir los tiempos de adjudicación y desembolso de los dineros destinados a la adquisición de la tierra y a la financiación del proyecto productivo.

Reforzará y agilizar los procesos de titulación de baldíos para facilitar el acceso a la propiedad de la tierra de colonos y campesinos poseedores de tierras informales, propone el ministerio, según informe presentado por el titular de la cartera agropecuaria, Juan Camilo Restrepo.

La iniciativa se propone reglamentar las áreas de reserva campesina para impedir la concentración de la propiedad y controlar el crecimiento de la frontera agraria.

El ministro de Agricultura indicó que actualmente existen cerca de 1.2 millones de predios informales en el sector rural.

Por ello el proyecto buscará adelantará un Programa Nacional de Formalización, con el fin de promover y facilitar el saneamiento y titulación masiva de la propiedad, como base para la defensa de los derechos a la tierra y la estabilización de las economías rurales.

Este Programa impulsará la simplificación de los trámites de la formalización por las vías de los juicios de pertenencia, la liquidación de sucesiones y el saneamiento de la falsa tradición, y promoverá medidas para reducir sus costos, dice el informe.

Revolcón en Incoder

Para agilizar la titulación de 650.000 hectáreas que están en el Fondo Nacional Agrario, el Gobierno se propone introducir modificaciones en el Incoder, de manera que se pueda dar prioridad a la adjudicación de baldíos para consolidar los frentes de colonización, impidiendo la expansión de la frontera agropecuaria a costa de los bosques y selvas.

El proyecto del Ministerio propondrá hacer uso de la excepción de inconstitucionalidad para revocar actos administrativos mediante los cuales adjudicaron títulos de parcelas a campesino que abandonaron las tierras, presionados por el desplazamiento.

También en aquellos casos en que se englobaron las posesiones de los desplazados en un predio mayor extensión por parte del IGAC (Instituto Geográfico Agustín Codazzi), con lo cual se pudo desaparecer la cédula catastral y por tanto se borra la prueba de su derecho predial.

Temas relacionados