Cierre de oleoducto hace subir el petróleo en Nueva York y Londres

Los precios estuvieron sostenidos por el cierre del oleoducto 6A explotado por el proveedor de energía canadiense Enbridge.

Los precios del petróleo subieron fuertemente este viernes en Londres y principalmente en Nueva York, luego del cierre de un importante oleoducto que transporta crudo canadiense hacia Estados Unidos, llevando las ganancias del barril de referencia a cerca de 3%.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), le baril de West Texas Intermediate (designación del "light sweet crude" negociado en EE.UU.) para entrega en octubre terminó en 76,45 dólares, en alza de 2,20 dólares en relación al jueves.

En el Intercontinental Exchange de Londres, el barril de Brent del mar del Norte con igual vencimiento ganó 69 centavos a 78,16 dólares.

"Es fundamentalmente una reacción del mercado a los problemas de aprovisionamiento de Enbridge", explicó Bart Melek, de BMO Capital Markets.

Los precios estuvieron sostenidos por el cierre del oleoducto 6A explotado por el proveedor de energía canadiense Enbridge, de una capacidad de 670.000 barriles diarios, que transporta crudo canadiense hacia las refinerías del Mediooeste (centro) estadounidense.

Enbridge anunció el cierre de su línea luego de la detección de una fuga en Illinois (norte de EE.UU.), cuya entidad aún no fue estimada.

El cierre del oleoducto, que transporta un tercio de las importaciones de crudo canadiense, afectará el aprovisionamiento en la región de Chicago, subrayó Andy Lipow, de Lipow Oil Associates.

Canadá es el primer proveedor de crudo de Estados Unidos, con unos 2,5 millones de barriles diarios, lejos delante de Arabia Saudita y México.

"La alternativa para las refinerías es comprar crudo a Cushing y a otros sitios del Mediooeste", precisó Lipow.

Cushing es la principal terminal petrolera de Estados Unidos, situada en Oklahoma, en el centro-sur del país. En un mercado donde la demanda se estaciona y la oferta es abundante, las reservas se acumulan en ese depósito a niveles récord desde hace varias semanas.

Esta coyuntura particular de Estados Unidos llevó el barril a 76,59 dólares en sesión, su nivel más alto desde el 17 de agosto, mientras que los precios del Brent negociado en Londres, que reflejan la situación de los mercados europeos y asiáticos, registraron beneficios más moderados.

Temas relacionados