Banco Mundial le presta a Colombia 320 millones dólares

El organismo dijo que el dinero está destinado al transporte y la eliminación de desechos sólidos.

El Banco Mundial (BM) anunció este martes la concesión a Colombia de dos préstamos por un total de 320 millones de dólares para financiar programas de desarrollo vinculados al transporte y la eliminación de desechos sólidos.

Un comunicado del organismo financiero multilateral indicó que ambos proyectos se enmarcan en un plan de desarrollo que beneficia a poblaciones vulnerables y busca contribuir al mejoramiento de su calidad de vida a través del acceso a servicios eficientes.

Un crédito por 300 millones de dólares ayudará en el financiamiento del Proyecto de Sistemas de Transporte Integrado Masivo. El segundo préstamo por 20 millones de dólares fue asignado al Programa de Administración de Desechos Sólidos.

Ambos proyectos forman parte de la Alianza Estratégica con el País, que contempla una programación flexible, servicios de asesoría y asistencia técnica, así como financiamiento a largo plazo con tasas de interés y vencimientos muy competitivos.

“Reconocemos el esfuerzo del Gobierno en la implementación de políticas contracíclicas que se han venido concretando con el fin de paliar los efectos de la crisis y reducir las vulnerabilidades externas”, señaló Axel van Trotsenburg, director del Banco Mundial para Colombia y México. “Ambas operaciones son una muestra de confianza de la institución hacia Colombia, además de representar el claro compromiso que mantenemos con el país”, añadió.

Al igual que muchos países en América Latina, en las últimas décadas Colombia ha experimentado aumentos importantes poblacionales en centros urbanos por factores socio-económicos severos. “El transporte público ha sido de gran preocupación para planeadores y tomadores de decisiones en Colombia. Es un catalizador para mejorar la productividad y aumentar la competitividad urbana, además de ser clave en la eficiencia de la ciudad”, dijo el viceministro de Transporte de Colombia, Gabriel García.

“Los que no tienen acceso a transporte público confiable, quedan excluidos de oportunidades laborales, centros de salud y son aislados del resto de la comunidad. En cambio, brindar el servicio es una herramienta de promoción de crecimiento, disminución de pobreza, cohesión social y mejora de condiciones medioambientales”, agregó.

El proyecto busca desarrollar Sistemas de Buses de Tránsito Rápido (SBTR) , mejorar el acceso de los pobres al transporte público y construir mayor capacidad en las instituciones de este tipo de transporte con el fin de formular políticas integradas y para mejorar la planeación de transporte urbano y la administración de tráfico.

Esta es la tercera operación que el Banco Mundial destina al programa, que inició en 2004 con un financiamiento de 250 millones de dólares.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Uber: la apuesta más allá de los carros

La maleta hecha con basura del océano