Fedegan insiste en cobro del impuesto parafiscal a la leche: Asoleche

Este es un tributo que conlleva efectos recesivos, advierte el gremio lácteo.

Asoleche se manifiesta en contra del cobro del impuesto que sigue haciendo Fedegan, pese a que el ministro de Agricultura recomendó desistir de este tributo.

Recuerda el gremio que Fedegan, entidad administradora del Fondo de Estabilización de Precios de la Carne y la Leche, solicita el pago de este impuesto parafiscal por las cuatro semanas de junio, aún cuando el Ministro de Agricultura pidió suspender el cobro de los 25 pesos por litro a mediados de junio, generando un sobrecosto en tributos por una suma de 4.000 millones de pesos para el sector lácteo.

Para lograr que se revoque ese cobro parafiscal, Asoleche se pronunció enérgicamente: más de 8.000 ganaderos productores de leche y proveedores se manifestaron ante el Ministro de Agricultura, solicitando el desmonte de dicho impuesto. Mas sin embargo, actualmente Fedegan insiste en cobrarlo.

Sobre esta disposición, el gremio lechero se presentó, el pasado miércoles, ante la Comisión Tercera de la Cámara de Representantes, para exponer su preocupación frente a la ilegalidad de los impuestos parafiscales en el sector lácteo, ya que amplían la parafiscalidad lechera por el incremento en un 400% la cuota parafiscal vigente.

Para Asoleche es ilegal el cobro de un impuesto parafiscal que es establecido por un Comité Directivo de carácter privado y sin representatividad integral de los integrantes de la cadena láctea.

Revela el informe que este es un tributo que conlleva a efectos recesivos; genera sobrecostos y pérdida de competitividad, dificultando la labor exportadora, la generación de empleo y bienestar hacia el mercado interno.

Dicha contribución generaría excesivos sobrecostos a la cadena productiva y no resolvería sus problemas estructurales de competitividad. En definitiva perjudicaría al consumidor, a la industria y al ganadero.

La industria láctea se encuentra sometida a una política que se destaca por su inconsistencia, que genera sobrecostos a los productos lácteos, en momentos en los que la economía presenta síntomas de recesión y cuando hay una caída del 50% de las exportaciones a Venezuela, explica el estudio.

Se desconoce la grave crisis que afronta el sector lácteo en la actualidad, al caer las exportaciones a Venezuela frente al promedio histórico de 80.000 toneladas por año. El primer mandatario venezolano ha anunciado, en varias ocasiones, la voluntad de generar acuerdos comerciales para reemplazar el comercio binacional de carne y leche. Y ya lo está haciendo con países como Argentina y Brasil, advierte el gremio lechero.

Temas relacionados

 

últimas noticias

La hora de las startups