Gobierno reitera que elimina subsidios a combustibles con cargo al Presupuesto

El Fondo de Estabilización alcanzó un saldo al finalizar junio de $838 mil millones.

Hasta 2008, la política de subsidios a los combustibles era financiada con recursos directos del Presupuesto Nacional.

Durante ese año, caracterizado por una importante tendencia alcista de los precios internacionales y una fase descendente del ciclo económico colombiano, las alzas en precios externos no se reflejaron en los precios internos, lo cual dio lugar a la generación de subsidios por una cuantía que llegó a los 4.8 billones, los cuales fueron pagados con cargo al presupuesto Nacional.

A partir de ese año, se tomó la decisión de diseñar una política de estabilización del precio interno de los combustibles que no demandara recursos directos del Presupuesto Nacional y se manifestó la importancia de ir eliminando de manera gradual el subsidio, dice un comunicado de prensa del Gobierno.

Para ello, se utilizó el 10% de los ahorros que tenía Ecopetrol en el Fondo de Ahorro y Estabilización Petrolera (FAEP) (US$187 millones equivalentes a $420 mil millones) y se creó y capitalizó el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (FEPC).

Desde su creación, el FEPC ha sido administrado con criterios de estabilización del precio interno, con el propósito de suavizar la transmisión al mercado local, de la alta volatilidad de los precios de los hidrocarburos en los mercados internacionales.

Durante el primer semestre de 2009, gracias al importante descenso en las cotizaciones Internacionales de los hidrocarburos, el Fondo logró acumular recursos adicionales por valor de $429.000 millones, alcanzando un saldo al finalizar junio, equivalente a $838 mil millones. Esto, en razón a que los precios en el mercado local no descendieron a la misma velocidad que los precios internacionales, lo cual permitió generar la diferencia a favor del Fondo, precisa el informe.

Desde el segundo semestre de ese año los precios internacionales de los combustibles se han mantenido en una tendencia al alza que no se ha reflejado en el mercado interno.

Para poner un ejemplo, el precio internacional de crudo referencia WTI aumentó 37% entre mayo de 2009 y marzo de 2010 (al pasar de US$ 59 por galón a US$ 81 en dicho período), mientras que en las mismas fechas, el aumento en los precios internos de gasolina y el Diesel no alcanzó el 5% en promedio.

Es importante mencionar que el diferencial de precios es más notorio en el caso del Diesel que en el de la gasolina, dando lugar a un mayor subsidio al Diesel. En conjunto, ésta situación implicó una generación de subsidios por un monto de $540.000 millones en entre mayo de 2009 y marzo de 2010.

Por lo anterior, se calcula que al finalizar marzo, el saldo disponible de recursos en el FEPC sería cercano a los $400.000 millones, cifra que correspondería al equivalente de la capitalización inicial del Fondo.

Es importante mencionar que esta política de subsidios ha permitido mantener niveles bajos de inflación y amortiguar la alta volatilidad de las cotizaciones internacionales. Sin embargo, la desacumulación reciente de recursos del FEPC y la tendencia al alza de los precios internacionales de los combustibles, dificultan la continuidad de dicha política.

De no transmitir parte de la tendencia alcista en los precios internacionales a los precios internos, no sólo se expondría al FEPC a su inminente agotamiento sino que, además, para mantener el subsidio se requeriría utilizar recursos del Presupuesto Nacional. Sobre este particular, el Gobierno Nacional es enfático en expresar que no hay espacio en el Presupuesto Nacional para mantener una política de subsidios, máxime en las condiciones actuales de debilitamiento de los ingresos, producto del baja dinamismo de la economía.

Temas relacionados

 

últimas noticias