Así fue como se logró la liquidación del Fondo Premium de Interbolsa

El proceso vinculó a 33 personas naturales y 26 jurídicas que fueron objeto de embargos.

iStock

Uno de los procesos de quiebra financiera más sonado de los últimos años, que afectó a miles de ahorradores con su esquema Ponzi (pirámide), está llegando a su fin. Se trata de la liquidación del Fondo Premium, uno de los eslabones del colapso de la firma Interbolsa, la cual, según Alejandro Revollo, agente liquidador, se hace en tiempo récord.

Los afectados del Fondo Premium se vincularán a una fiducia con bienes por cerca de $206.465 millones. “Este valor incluye bienes muebles, inmuebles, inversiones y dinero en efectivo”, dijo este martes Francisco Reyes, superintendente de Sociedades.

El Fondo Premium, que operaba como un sistema piramidal, fue creado por socios vinculados a Interbolsa. La caída de este esquema tiene algunas similitudes con el caso Madoff, en Estados Unidos, la mayor estafa financiera de ese país.

En el Fondo Premium, el 80 %de las personas afectadas eran ahorradores de sumas no tan grandes y en la pirámide de Madoff fueron cientos de familias con ahorros de toda la vida. El caso nacional está llegando a su fin, mientras que en Estados Unidos hay una oferta de devolución de dinero sin que se registren pagos totales.

Según Reyes, “en el caso del Fondo Premium, no sólo se satisface la totalidad de las reclamaciones de quienes se presentaron a tiempo, de la totalidad de acreedores extemporáneos afectados, sino que además sobran activos”. Hay un remanente de los activos que fueron embargados y que serán destinados a otras obligaciones, como el pago de impuestos. (Lea "Las confesiones de Jorge Arabia, testigo clave en Interbolsa")

El proceso liquidatorio que llevó adelante la Superintendencia de Sociedades vinculó a 33 personas naturales y 26 jurídicas. Este conjunto de entidades fue objeto de embargo de sus activos. Hasta este momento se habían contabilizado siete devoluciones en efectivo por un monto que superó los $180.000 millones, suma que se adiciona a los bienes que administra Fiduagraria por $386.565 millones, lo que ha permitido a 773 afectados recibir en efectivo el 100 % de sus reclamaciones.

“Ha sido un proceso muy difícil por la cantidad de personas involucradas y las presiones a las que nos han sometido para impedir lo que finalmente se consiguió, que es el pago a los acreedores”, reconoció Revollo. “Ha sido un proceso récord para la cantidad de tutelas, incidentes y presiones a los que nos han sometido las personas intervenidas”, dijo Revollo.

Acá hubo todo tipo de estrategias para impedir, a toda costa, que se lograra hacer el pago a las víctimas, apuntó una persona allegada al proceso.

Camino recorrido en el caso del Fondo Premium

Desde que se conoció el descalabro de Interbolsa se fueron descubriendo hilos que involucraban negocios por fuera de
Colombia.

Entre las actuaciones de la Supersociedades se contabiliza la repatriación de US$7,6 millones guardados en entidades de Curazao, la cual se pudo concretar con un acuerdo de cooperación internacional.

La entidad ahora tiene la capacidad de alcanzar activos por fuera de las fronteras nacionales mediante mecanismos como la insolvencia transfronteriza y las guías diplomáticas, además de la cooperación internacional. “Eso permite que los activos de las personas intervenidas puedan ser vinculados al proceso de la manera más expedita posible”, destaca Reyes.

Al comienzo del proceso del Fondo Premium se presentaron 1.034 afectados y unas 71 reclamaciones extemporáneas. Las reclamaciones registradas involucraban monedas distintas al peso. En pesos colombianos se alcanzó la suma de $193.000 millones, más US$64 millones y 433.000 euros. Al cambio actual, la suma total de estas cantidades asciende a unos $378.000 millones, que corresponden a los acreedores que se presentaron oportunamente al proceso.

La acción del agente liquidador, apoyado por la Delegatura para los Procedimientos de Insolvencia, llevó a concretar embargos de cerca de un centenar de bienes muebles e inversiones de propiedad de las personas naturales y jurídicas intervenidas.

Los primeros desembolsos de los afectados por la quiebra del Fondo Premium se iniciaron en diciembre de 2013, con $9.000 millones. En julio de 2014 se pagaron por reclamaciones $15.000 millones y para diciembre de 2015 se entregaron $20.000 millones. En agosto de 2016 se repatriaron los US$7,6 millones que se encontraban en Curazao.

En octubre del año pasado la repartición entre los reclamantes ascendió a $18.000 millones y en febrero de este año, tras la venta de un paquete de activos, se devolvieron $80.000. En abril, el último desembolso en efectivo superó los $8.000 millones. Reyes insistió en que las devoluciones dentro del proceso de liquidación “no tienen precedentes en el país”.

Así se cierra un capítulo complejo del descalabro de Interbolsa. Anteriormente se habían liquidado sociedades involucradas en la quiebra de esta firma, como la Sociedad Administradora de Inversión, la Comisionista de Bolsa y la sociedad Interbolsa Holding.