Autoridades alertan por proliferación de pirámides en Navidad

Desde la Superintendencia de Sociedades se advirtió sobre la existencia de un tipo de pirámide llamada ‘La Natillera’, por aparecer en esta época del año.

Los rendimientos exorbitantes y porcentajes de utilidad que superan las normales del mercado es un claro indicio de que está al frente de un negocio de captación ilegal con alta dosis de fraude. Si ese tipo de ofrecimiento va tras dinero, abstenga se invertir. “Si no existe una explicación financiera razonable para eso dividendos, la advertencia es abstenerse de invertir en esta clase de operaciones”, este campanazo de alerta lo acaba de dar el superintendente de Sociedades, Francisco Reyes Villamizar, al indicar que en este año se han intervenido cerca de 191 entidades dedicadas a la captación ilegal de dinero del público.

Desde la Superintendencia de Sociedades se alertó sobre la existencia de un tipo de pirámide llamada ‘La Natillera’, por aparecer en esta época del año. Se trata de las populares cadenas que se realiza entre un grupo de personas donde todos hacen un aporte mensual. “Es un esquema de captación ilegal que se da específicamente en esta época del año”, explicó Reyes.

Una captación ilegal se configura cuando una persona adquiere más de 20 obligaciones con terceros que representen por lo menos el 50% de su patrimonio o cuando se dan hechos objetivos y notorios de captación ilegal sin que exista una situación financiera razonable de esa captación. “En uno y otro caso, la Superintendencia de Sociedades adquiere las más amplias facultades de intervención. Le permiten a la entidad intervenir a los individuos comprometidos, liquidar la totalidad de su patrimonio y correr traslado a la Fiscalía General para que se investigue la comisión de un delito que se llama captación ilegal de recursos y tiene penas privativas de la libertad que van de los 10 a los 20 años”, señaló el funcionario.

Este año se han intervenido 191 entidades entre personas naturales y jurídicas que contrasta con las 109 intervenciones del año pasado lo que significa un crecimiento cercano al 80% que denota que esta clase de defraudaciones siguen ocurriendo y “que las personas siguen cayendo en esta clase de esquemas, pero también demuestra que el Estado actúa enérgicamente para contener esta clase de situaciones”, indicó Reyes.

 Consideró que la existencia de estas pirámides se debe al interés de las personas de obtener utilidades y rendimientos que se encuentran por encima de las circunstancias normales del mercado. También se debe a las estrategias comerciales engañosas, fraudulentas y atractivas para los ciudadanos que terminan siendo engañados y caen en estas redes de captación ilegal.

Finalmente, el superintendente alertó sobre la existencia de las criptomonedas que no tienen el respaldo de un banco central y no hay un Estado detrás de estas operaciones. “Las criptomonedas no son nada, son algoritmos, son programas de computación y en esa medida valen lo que los ciudadanos estén dispuestos a invertir”, dijo Reyes.

En estos momentos se sabe de la existencia de más de 1.000 criptomonedas. Más de 700 ya han desaparecido, son vulnerables a ataques cibernéticos como el ocurrido a Youbit, una plataforma de moneda virtual de Corea del Sur. Simplemente les informó a los ahorradores que había sido objeto de unos hackers y había perdido la totalidad de sus recursos y se declaró en quiebra. “Eso puede ocurrir en cualquier momento. El riesgo es enorme con los intermediarios porque no se saben en dónde están invirtiendo los recursos o sí están siendo retenidos por personas inescrupulosas que no los inviertan”, dijo el titular de la entidad de control.