Avianca sugiere a sus empleados tomar licencias no remuneradas

Noticias destacadas de Economía

La compañía fue enfática en que despedir a sus colaboradores será la última medida que se tome. La aerolínea perdió US$893 millones en 2019 y su acción ha bajado casi 70 % en las últimas dos semanas.

El Espectador conoció una comunicación interna que envió Avianca a sus empleados de las áreas administrativas y operativas en la que les sugiere tomar una licencia no remunerada para evitar a toda cosa los despidos como una medida para mitigar el impacto generado por la propagación del coronavirus.

Le recomendamos: Empresas colombianas ajustan servicios por coronavirus

“Muchos de ustedes nos han preguntado por opciones temporales que nos permitan enfrentar positivamente la situación actual”, dice la misiva al presentar el programa de licencia no remunerada, el cual tendrá una serie de beneficios solo para quienes lo tomen hasta el próximo 20 de marzo (garantía de conservar su contrato de trabajo, pagos a seguridad social y posibilidad de usar el sistema Aviajar).

La licencia puede ser de entre uno y seis meses, pero debe tomarse a partir del 1 de abril; además, todas las solicitudes estarán sujetas a la aprobación del líder del área y la vicepresidencia según las necesidades de personal y disponibilidad. Una vez autorizada al empleado se le suspenderá el contrato y quedará relevado de la prestación del servicio, es por ello que no recibirá su salario ni otras prestaciones legales y extralegales.

Varias personas que trabajan para la firma le dijeron a este medio que están analizando la decisión porque no cuentan con mucho tiempo para aceptar la oferta, especialmente los pilotos y tripulación de cabina que es testigo cada día de la disminución de pasajeros en los vuelos. A lo largo de estos días han hecho varias reuniones en las que se ha discutido incluso la posibilidad de bajarles a todos sus salarios.

El correo refiere un conversatorio que tuvo lugar ayer vía videoconferencia en el que el CEO de la holding, Anko Van Der Werff, le explicó la situación a los empleados de todas las áreas. “La propuesta debe ser analizada por cada uno de nosotros como una manera de apoyar a la compañía en el largo plazo”, dice el correo.

El directivo también anunció que se disminuirá el salario de varios ejecutivos y el suyo mismo, considerando que la firma tendrá una “reducción importante en las operaciones por un tiempo”. La aerolínea insistió en que sus pares en el mundo han tomado decisiones más drásticas para adaptar su estructura laboral a la nueva realidad de sus operaciones y aunque no quisiera optar por estas, dejó en claro que si el impacto de la situación continúa creciendo, “nos veremos en la necesidad de medidas similares”.

Las finanzas de Avianca

El estado financiero de la aerolínea es negativo, pues en 2019 registró pérdidas de US$893 millones. Sin embargo, ha logrado reducir su carga financiera por medio de diferentes estrategias.

El pasado 9 de diciembre Avianca confirmó que terminó el intercambio de US$484 millones de los bonos que vencían en mayo del 2020, por bonos garantizados con vencimiento en mayo de 2023. Lo que le dio un respiro a la aerolínea pues evitó tener que pagar US$500 en deuda que vencía en mayo de 2020. Y tras lograr este hito, United Airlines accedió a prestarle a la aerolínea US$250 millones.

Asimismo, a comienzos de enero Avianca informó que reducirá sus planes de adquisición de flota aérea con el fin de mejorar los estados financieros de la empresa. La estrategia implica comprar menos aviones de los contemplados inicialmente, diferir la entrega de algunos, y aumentar el arrendamiento de aeronaves.

En primer lugar, acordó con Airbus reducir sus compromisos de 108 a 88 aviones A320neo, los cuales ahora están programados para entregarse entre 2025 y 2029: 20 anuales por los primeros cuatro años, y ocho en 2029.

Asimismo, ha firmado un acuerdo con el BOC Aviation para celebrar contratos de arrendamiento operativo por 12 años para 12 aviones A320neo, los cuales serán entregados después de 2023.

A pesar de estas maniobras, Avianca sigue teniendo una deuda por US$5.000 millones que le ha pesado en esta coyuntura de dólar en máximos (en más de $4.000), y de una incertidumbre mundial por el coronavirus que ha restringido los vuelos. Por esto, la acción de la aerolínea, en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), ha perdido casi 70 % desde comienzos de marzo y se encuentra por debajo de los $500. Una dramática situación para una acción que entró en 2013 a la BVC con un precio de $5.000, es decir ahora vale una décima parte de su precio inicial.

El nuevo poder en Avianca

En 2019 el poder político en Avianca sufrió grandes cambios. Germán Efomovich, el principal socio de la aerolínea perdió el derecho político de sus acciones debido a que incumplió las condiciones de un préstamo de US$475 millones que adquirió con United Airlines, por lo que desde mayo esta reclamó el derecho sobre el 51 % de las acciones de Avianca que tenía Efromovich, y nombró a Kingsland (dueño del 22 %% de Avianca) como el representante de sus intereses.

De hecho, el 25 de mayo de 2018 Roberto Kriete, el presidente de Kingsland, fue nombrado como presidente de la junta directiva de Avianca. Y en junio de 2019 fue nombrado presidente Anko Van Der Werff como el nuevo presidente de Avianca.

Comparte en redes: