Banco Mundial pide prudencia a Trump ante guerra comercial

La directora ejecutiva del Banco Mundial, Kristalina Georgieva, advirtió este jueves al presidente estadounidense, Donald Trump, una guerra comercial y aconsejó "evaluar cuidadosamente las consecuencias" de su decisión de gravar las importaciones de acero y aluminio.

MANDEL NGAN / AFP

"Cuando se toma una decisión, se debe evaluar las consecuencias y, a continuación, informar de estas consecuencias", indicó durante una rueda de prensa en Bruselas, en compañía del vicepresidente de la Comisión Europea, Jyrki Katainen.

"Las guerras comerciales no tienen vencedores", advirtió Katainen, al recordar los "cientos de miles de empleos perdidos en Estados Unidos" cuando el entonces presidente George W. Bush impuso aranceles a las importaciones de acero.

Lea también: Trump desata vientos de guerra comercial y provoca caídas en los mercados

Georgieva indicó, en este sentido, que "cuando se toma una decisión por un motivo determinado, se debe tener un enfoque cuidadosamente calibrado de las consecuencias para el comercio mundial".

Un repliegue del comercio "tiene consecuencias para las poblaciones más pobres en los países ricos", agregó la responsable del Banco Mundial. "Los bienes se vuelven más caros y esto tiene un impacto en los presupuestos de los más pobres", explicó.

Tras asegurar que todavía queda "un poco de esperanza" para que Trump no cumpla lo anunciado en Twitter, Katainen consideró preocupante que el presidente estadounidense busque "resolver el problema del déficit comercial erigiendo barreras aduaneras". 

Le sugerimos leer: Trump dice que "las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar"

"La historia demuestra que este remedio no funciona", agregó el vicepresidente de la Comisión Europea, para quien "el resto del mundo debe prepararse para cualquier eventualidad y convencer a la administración estadounidenses de las consecuencias negativas" de la decisión.

El presidente estadounidense anunció la semana pasada su intención de imponer aranceles de un 25% a las importaciones de acero y de un 10% a las de aluminio, sin dar más detalles sobre los países afectados, una voluntad que reiteró en los últimos dos días.

Aunque reiteran su intención de evitar una guerra comercial con la primera economía mundial, la UE presentó un detallado plan de respuesta que incluye aranceles a productos emblemáticos de Estados Unidos, la adopción de medidas de salvaguardia y una demanda ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).