BBVA Colombia propone eliminar el uso del efectivo “de forma radical”

El monotributo, creado en la reforma tributaria aprobada el año pasado, “no está dando los resultados que se buscaban”, señaló el presidente del banco, Oscar Cabrera.

A años luz se encuentra el país para iniciar un proceso para ponerle fin al uso del efectivo como han comenzado a experimentarlo otras naciones de latitudes lejanas. Para la muestra un botón: en Colombia se hacen 12 transacciones al año, cuando en Chile, un país vecino, son 46, en Brasil 135 y en Estados Unidos 357 transacciones racionales.

El presidente del español BBVA Colombia, Oscar Cabrera, advierte que “la educación financiera debe apalancarse en los desarrollos en materia digital para mejorar los hábitos de los consumidores financieros”. El banquero español remarca que “en Colombia el 96% de los hogares tiene un teléfono móvil, 36 millones de personas tienen al menos un celular, de los cuales entre el 60% y 70% lo usa para acceder a redes sociales, mientras que tan solo el 10% lo utiliza para realizar transacciones financieras”.

Reconoce que la banca tiene culpa en algunos aspectos para que el proceso no camine más hacia adelante, sino que echa algunos pasos atrás. “Nosotros (banca) tenemos un mercado muy fragmentado internamente”, dijo.

El presidente del BBVA Colombia considera que el monotributo, creado en la reforma tributaria aprobada el año pasado, “no está dando los resultados que se buscaban”, porque al tema le ha faltado un poco más de fuerza “de lucha contra la evasión (tributaria)”. Todos esos temas, con el cuatro por mil, hacen que todo este proceso (del menor uso del efectivo) esté enredado. “Nosotros como sistema financiero tenemos que resolver la parte que nos toca”, porque al final es tremendamente costoso para un país como Colombia.

Cabrera explicó que cada vez que un consumidor colombiano retira efectivo de un cajero automático o de una oficina bancaria resulta muy costoso para el mismo cliente. Le cuesta el cuatro por mil, y un extracto que “no hay quién lo entienda”; pero tiene que saber que para cualquier banco le cuesta otro cinco mil representado en el manejo del efectivo que lo ganan las transportadoras de los fondos que “están dando vuelta con la plata de lado al lado”. Todo esto al final lo viene pagando el consumidor financiero.

Oscar Cabrera lanzó un reto a las autoridades económicas y al sistema financiero: “Eliminemos el uso del efectivo de forma radical, que todos vamos a vivir en este país mucho mejor, con mucha más eficiencia y mucha más productividad, y no mantener un rezago tan fuerte como el que tenemos”.

Como parte de todo este proceso, y de su propuesta, Cabrera recordó que su banco lanzó recientemente el seguro de hurto en cajero. Es un seguro que la prima le cuesta al cliente $1.700 y le permite tener asegurado, durante las tres horas siguientes al retiro, su dinero contra un hurto. En dos meses se han colocado 600.000. “Esa es la percepción que tienen los colombianos de la seguridad vana de la inseguridad con el dinero físico”, dijo. Recordó que en México y Perú ese mismo producto ha tenido una demanda de dos mil al mes

“Si el medio digital es inseguro, que venga Dios y lo vea, porque la percepción del mundo físico que tenemos en Colombia de la inseguridad es tremenda”, consideró el banquero español.

Metiendo mano a fortalecer la educación financiera

En este escenario, el BBVA Colombia indicó que para los próximos cinco años espera realizar una inversión superior a los $5.000 millones para capacitar a más de 400.000 colombianos a través de su programa de educación financiera, que ya cumple cinco años de operación en el país. La iniciativa ya cuenta con cinco talleres de formación en temas como ahorro, canales transaccionales, seguridad bancaria, salud crediticia, manejo del crédito, crédito hipotecario, se sumarán temas como fondos de inversión y seguros, además de la posibilidad de acceder a la formación vía online, dice la entidad bancaria en un comunicado. 

Cabrera Izquierdo hizo énfasis en que la educación financiera debe apuntar a cambiar los hábitos de los consumidores financieros en Colombia que son ineficientes y con un alto uso de efectivo. “El país ha venido avanzado en materia digital. De tal forma, que según cálculos de BBVA Research, para 2025 contaremos con 15 millones de usuarios de banca digital. Y nuestras acciones van en ese sentido. Estamos dando un gran salto a la formación online, además de la complementación de la oferta con dos nuevos talleres”.

Destacó los avances logrados a través del programa de Educación Financiera de BBVA que ya cumple cinco años: “Hemos llegado a 29 departamentos y 195 municipios capacitando a más de 140.000 colombianos, con un programa enfocado a la formación de ahorradores constantes y deudores responsables”. 

Cabrera Izquierdo destacó los efectos positivos que tienen este tipo de iniciativas sobre el crecimiento económico y el bienestar de la sociedad. “Con programas como estos, favorecemos el desarrollo del capital humano, lo cual, a largo plazo, tiene efectos positivos sobre la calidad de vida de las personas y el desarrollo del país. Prueba de ello, es que el 45% de los colombianos que han recibido esta capacitación son jóvenes entre los 18 y 30 años, lo que demuestra el interés de las nuevas generaciones por acercarse y conocer acerca de la banca”, manifestó. 

Pese al desolador panorama por el uso del efectivo, el presidente del BBVA destaca algunas cifras en materia de inclusión financiera. “El país pasó de contar con 15,9 millones de colombianos vinculados con algún producto financiero en 2008 a 25,4 millones en 2016, lo que significa 9,5 millones de adultos más en el sector financiero, mientras que la banca ha avanzado en cobertura. Estos avances en inclusión financiera nos han permitido darnos cuenta (de) que la tenencia de productos financieros es marcadamente mayor entre los usuarios, financieramente educados”, dijo.

últimas noticias