Publicidad
13 Aug 2021 - 7:38 p. m.

Colombia corre el riesgo de llegar tarde a apuntalar al peso

El peso colombiano ha caído alrededor de un 11% en 2021 y, aunque esta semana ha experimentado una recuperación parcial, sigue siendo una de las monedas con peor desempeño este año junto con las divisas de Argentina, Turquía y Perú.
El pesos colombiano sigue como una de las monedas de peor desempeño en este año.
El pesos colombiano sigue como una de las monedas de peor desempeño en este año.
Foto: Archivo

El banco central de Colombia tiene mucho trabajo por hacer si quiere poner un piso a una de las monedas con uno de los peores desempeños en el mundo este año.

El peso colombiano ofrece a los inversionistas un rendimiento sustancialmente inferior al de las monedas de sus principales vecinos, como Brasil, especialmente si se incluye la volatilidad. Si bien el banco central ha emitido señales de una postura más restrictiva en las últimas semanas, sugiriendo que se avecinan aumentos de tasas, esto podría resultar demasiado poco y demasiado tarde para algunos, lo que dejaría a la moneda en riesgo de seguir teniendo un bajo desempeño.

Le puede interesar más sobre el tema: La encrucijada del Banco de la República

Dado que las autoridades monetarias de toda la región, desde Santiago hasta Brasilia, ya están endureciendo su política, el destino de la moneda colombiana puede depender de lo convincente que les resulte a los inversionistas el cambio de política del Banco de la República y de lo lejos que crean que podrían llegar los aumentos de tasas. Mientras tanto, el posible retorno de la volatilidad política, que se disparó anteriormente con las protestas contra los cambios tributarios y las rebajas de la calificación crediticia, también representa un riesgo, al igual que cualquier cambio de dirección de la Reserva Federal de Estados Unidos hacia una política más estricta.

“Hemos tenido dos rebajas. Es un gran impacto para los mercados. Hubo una revalorización. Se desacopló del petróleo. Luego, las reformas tributarias, las discusiones de ida y vuelta en el lado fiscal también agregaron mucha incertidumbre”, dijo Carlos Carranza, estratega de inversiones sénior de Allianz Global Investors en Nueva York, cuya firma ha reducido recientemente su posición de subponderación en la divisa.

Mal desempeño

El peso colombiano ha caído alrededor de un 11% en 2021 y, aunque esta semana ha experimentado una recuperación parcial, sigue siendo una de las monedas con peor desempeño este año junto con las divisas de Argentina, Turquía y Perú.

A principios de esta semana, el peso probó el nivel psicológico de 4.000 por dólar, pero desde entonces ha regresado a alrededor de 3.859, ayudado en gran medida por la perspectiva de los flujos derivados del acuerdo de Ecopetrol para comprar Interconexión Eléctrica SA. Esta noticia contribuyó a que la moneda subiera más del 2% el jueves, pero no altera fundamentalmente el panorama de las tasas de interés.

El bajo rendimiento del peso en 2021 es aún más sorprendente si se considera que el precio del petróleo, el principal producto de exportación del país y normalmente un importante motor del mercado, ha subido significativamente este año. Un aumento de más del 40% en el crudo West Texas ha ayudado a impulsar las ganancias de las monedas vinculadas al petróleo, como el dólar canadiense y el rublo ruso, pero la de Colombia se ha mantenido firmemente estancada a pesar de la mejora de los términos de comercio.

También le puede interesar para obtener mayor información sobre el tema: El peso colombiano se convierte en una de las peores monedas del mundo: Andes FX

El año no ha sido fácil para Colombia. Un intento de mejorar la situación fiscal del país con una reforma tributaria desencadenó una crisis política que acabó por abortar los cambios propuestos, llevó a la renuncia del ministro de Hacienda y a la rebaja de la calificación crediticia del país a “basura”.

La situación fiscal no contribuye a mejorar el atractivo del país, ya que se espera que el déficit presupuestario se sitúe en torno al 8,3% del producto interno bruto en 2021, el peor en más de 15 años.

Este tipo de deterioro no solo ha afectado a los activos en moneda local y ha contribuido a provocar rebajas de calificación, sino que también ha perjudicado la posición del país en los mercados crediticios internacionales. La prima de rendimiento sobre los bonos del Tesoro de EE.UU. para los bonos en dólares a 2031 se ha ampliado a alrededor de 223 puntos básicos desde un mínimo de menos de 150 puntos básicos en enero. El costo de asegurar deuda contra un incumplimiento durante los próximos cinco años es de alrededor de 60 puntos básicos en 2021.

A esto se suma el hecho de que la aceleración de la inflación ha sido recibida con cautela por los banqueros centrales de Colombia. A fines de junio, los funcionarios decidieron unánimemente no unirse a sus vecinos en el endurecimiento de la política monetaria, incluso después de la sorpresiva decisión de México de elevar las tasas de interés. En julio, señalaron que el endurecimiento se produciría más adelante, pero una vez mantuvieron la tasa estable.

En ausencia de un impulso claro hacia el aumento de las tasas, los inversionistas se han mostrado reacios a favorecer al peso y han optado por buscar mejores rendimientos en otros lugares.

Ajustes graduales

Poco antes de otra lectura de la inflación al consumidor más rápida de lo esperado, el gerente del banco central, Leonardo Villar, dijo este mes a los legisladores que “tenemos que empezar a pensar pronto en ajustes graduales al alza en la tasa de interés”. La próxima oportunidad programada para hacerlo es el 30 de septiembre, cuando los inversionistas estarán muy atentos a si la tasa de referencia se eleva desde su nivel actual del 1,75%.

La parte corta de la curva de swaps locales actualmente estima que la tasa de interés se ubicará alrededor del 3,23% en seis meses.

La perspectiva de un aumento de las tasas hace que algunos observadores sean más optimista con respecto a la moneda, y la mediana de las estimaciones de los analistas encuestados por Bloomberg sigue siendo que la terminará el año más fuerte que su nivel actual.

Brendan McKenna, estratega de divisas de Wells Fargo en Nueva York, es uno de los observadores que cree que lo peor ya pasó para la divisa y que podría fortalecerse en el mediano plazo, suponiendo que los responsables de la política monetaria concreten los aumentos y la situación política se mantenga estable.

La evolución de estos factores sigue siendo clave para la moneda. En la actualidad, el peso ofrece un “carry” a un mes de solo 0,14% una vez que se realizan ajustes por la volatilidad implícita. Eso es aproximadamente la mitad de lo que los inversionistas pueden obtener en Brasil y una fracción del 0,48% del peso mexicano.

Síguenos en Google Noticias