Colombia cumple 25 años sin poder superar la producción de café de 1991

Aunque el sector cafetero en los últimos siete años ha registrado un crecimiento del 79%, la nación aún no logra superar los 17.8 millones de sacos de café que produjo en 1991.

Pixabay

La historia productiva del café en Colombia tiene su año dorado, 1991, tiempo en el cual el país logró una producción de 17.8 millones de sacos de café de 60 kilogramos, más de 18 por hectárea. Desde ese entonces la nación cafetera no ha podido superar ese pico histórico.

Luego de haber alcanzado el significativo logro productivo, la historia cafetera del país en los últimos años relata una caída en esta materia que tuvo su punto más bajo en el año 2009, donde la producción estuvo cerca a los 8 millones de sacos de café, 10.2 por hectárea.

Según lo dicho por el Departamento Nacional de Planeación (DNP), entre el año 1990 y 2009 la productividad promedio cayó por el orden de 2.9% cada año. Problemas como el fenómeno de La Niña, altos precios de los fertilizantes, brotes de broca e infección de roya, fueron los causantes de este descenso.

Una vez tocado fondo, este indicador comenzó a reportar señales de recuperación.

Desde el año 2010, la historia productiva cafetera del país ha cambiado, registrando un crecimiento promedio anual del 9% hasta el año 2016, alcanzando de esta manera un aumento del 79% en los últimos siete años.

El director del DNP, Luis Fernando Mejía, explicó que la nación, en el periodo de tiempo referenciado anteriormente, ha invertido en el sector cafetero $2 billones, capital que incentivó la producción por hectárea, incrementando con esto también las exportaciones. “El Gobierno depositó su confianza en el sector cafetero y este respondió por lo alto”, concluyó el funcionario.

Teniendo en cuenta los indicadores de crecimiento que se han presentado en los últimos años, el gobierno nacional se propuso una meta para el año 2024 y es alcanzar los 21.7 sacos por hectárea. Con lo anterior se esperan producir 17.7 millones de sacos al año, cifra que para la fecha no lograría superar, por muy poco, los 17.8 que siguen dejando a 1991 en el trono del primer lugar.

Se calcula que Colombia al alcanzar esta meta, logrará sacar de la pobreza monetaria a 117.000 personas que habitan en zonas rurales, es decir, unos 34.000 hogares.  Para lograr esto es necesario que el país, según lo dicho por Mejía, invierta en fertilizantes, crédito, maquinaria, fortalecimiento del capital humano, aumento de logística e infraestructura, además de investigación y desarrollo.

¿Cómo le ha ido a Colombia en la exportación del grano?

La situación, al tener una amplia relación, es similar a la de la producción, con la diferencia de que el año dorado de la exportación cafetera fue 1992 cuando alcanzó cerca de 16 millones de sacos exportados.

El café se considera el principal producto agropecuario de exportación al ocupar el 36% de la torta. Lo siguen las flores con un 18.8% y el banano con 12.5%, entre otros.

Al igual que la producción, el punto más bajo que ha tenido la exportación se presentó en el año 2009 cuando se logró vender a otros países la cantidad de 7.9 millones de sacos, registrando una recuperación paulatina desde entonces que permitió que 2016 cerrara con 12.8 millones.

Las propuestas para reforzar la comercialización de este producto fuera del país también se hacen presentes. Una de estas es diversificar las exportaciones en países como Noruega, Suiza y Dinamarca, quienes representan una oportunidad de mercado para el café producido en Colombia.