Cómo el auge del shale puede afectar los precios del gas natural

La explotación del llamado esquisto puede alterar dramáticamente el panorama para este combustible fósil, así como la producción del petróleo mismo. Estados Unidos lidera este mercado.

Bloomberg

Los comercializadores de gas natural enfrentan un enigma con el clima frío que podría indicar un cambio radical en la manera de fijar los precios para el futuro previsible.

Si bien las temperaturas heladas de febrero y marzo deprimieron las reservas de gas natural hasta el nivel más bajo en casi cuatro años, los precios estadounidenses continuaron negociándose dentro de un rango sorprendentemente ajustado de 30 centavos de dólar, el más reducido para ese período en 20 años.

Lea también: Petróleo en 2018: un mercado inestable

La razón: la producción en alza proveniente de las cuencas de de shale del país alteró la norma, dicen los analistas, lo cual marca el inicio de lo que podría ser un nuevo paradigma para los comercializadores. Eso comprende una cantidad creciente de gas que ingresa como subproducto de yacimientos petrolíferos como el Pérmico en Texas y Nuevo México.

Teniendo en cuenta los retiros de almacenamiento históricamente altos “se esperaría ver reaccionar los precios al alza en tanto eso implica que hay una demanda suficiente”, dijo Matthew Hong, director de investigación en las áreas de energía y gas de Morningstar en Chicago. “Pero no hemos visto nada de eso este invierno”.

Ahora, dijo, “todo está del lado de la demanda” para los comercializadores. En 2014, un déficit de inventario de igual magnitud hizo subir los precios del gas por encima de los US$5. La escasez de este año no ha podido impulsar los precios más allá de US$2,80. Dado que la producción de gas natural en los 48 estados meridionales promedia en marzo 78.900 millones de pies cúbicos diarios, 5.000 millones por día más que la media de octubre, los comercializadores han renovado su confianza en que la demanda de combustible para calefacción se podrá satisfacer fácilmente.

“En las mentes de los comercializadores y los inversores se está viendo un cambio en la forma de revisar los inventarios”, dijo Teri Viswanath, directora ejecutiva de S&P Global Platts en Nueva York. “Cuando llega tanto suministro al mercado, ¿se necesita verdaderamente tener esta salvaguarda de altos niveles de gas de trabajo en almacenamiento?”

Esto es “una novedad” con respecto a “cómo pensamos la formación de precios”, agregó.

La próxima temporada de acopio, generada por una demanda en baja a raíz del clima benigno de primavera cuando tiende a ser más el gas que ingresa en almacenamiento que el que sale, demostrará si el paradigma de veras cambió.

Si las temperaturas templadas traen aparejados aumentos de tres dígitos en el almacenamiento, los futuros de gas probablemente bajarán, según Kyle Cooper, director de inversiones en productos básicos en IAF Advisors. Pero un inicio lento de los flujos de inyección en el almacenamiento podría hacer subir los precios, dijo.

Lea también: El mundo del revés: ahora EE.UU. vende petróleo en Medio Oriente

Los futuros gas declinaron 1,8 % este mes cerrando el lunes a US$2,618 por millón de unidades térmicas británicas en la Bolsa Mercantil de Nueva York. Los únicos momentos en que bajaron los precios en esta época del año en el último decenio fueron 2016 y 2012.

Justo antes de que la cuarta tormenta Nor’Easter en tres semanas se abatiera sobre los estados del Noreste y meso-atlánticos la semana pasada, los gestores de fondos alcistas y bajistas aumentaron sus apuestas a los precios del gas natural durante la semana que cerró el 20 de marzo, según datos de la Comisión de Comercio en Futuros sobre Mercancía (CFTC por la sigla en inglés). Esto señala un impasse en cuanto a la rapidez con la cual la producción podrá compensar el déficit de oferta por un lado, y la fortaleza de la demanda en los meses de primavera y verano, por otro.

746851

2018-03-27T15:32:28-05:00

article

2018-03-27T17:09:34-05:00

slarotta16_115

none

Bloomberg News.

Economía

Cómo el auge del shale puede afectar los precios del gas natural

65

4191

4256